Reforma de Ganancias

El Gobierno busca "comprar" tiempo

23 de mayo, 2014

Reforma de Ganancias

(Columna de Eliana Scialabba y Mariano Carpineti, economistas y consultores económicos y financieros)

¿Cuál será la incidencia general del impuesto a las Ganancias y, en particular, el impacto del mismo sobre los aumentos salariales que los diferentes sindicatos están a punto de firmar o firmaron durante el primer trimestre del 2014? ¿Cuánto deberán tributar los trabajadores una vez obtenidas las subas salariales? ¿Se encontrarán éstos en mejor o peor situación que antes de la firma de paritarias?

Si se considera la relación entre los aumentos salariales y como estos impactan en los salarios netos de los trabajadores, en muchos casos se observa que dada a la distorsión que genera el impuesto a las Ganancias en la actualidad, los trabajadores cobrarán un salario “en mano” menor que antes de las subas. Esto se verifica principalmente en aquellos asalariados que se encontraban en el rango de exentos antes de las paritarias, pero que pasaron a estar gravados luego de las mismas.

Debido a esto, los reclamos de los sindicalistas no se hicieron esperar, y el 10 de abril se realizó un paro nacional. Uno de los ejes de los reclamos fue la suba del Mínimo No Imponible (MNI) del impuesto, y la modificación de las escalas.

Un debate presente

Frente a este escenario, y de cara a la carrera electoral que se encuentra en su tramo inicial, el Gobierno Nacional y distintos bloques de la oposición prepararon diferentes proyectos que permitirían realizar reformas sustanciales a la Ley 26.893 de Impuesto a las Ganancias, sancionada el 12 de septiembre de 2013 y promulgada ocho días después. Sin embargo, mientras el oficialismo por ahora sólo propone actualizar el MNI, la oposición busca una reforma que contemple cambios adicionales.

Realizando un análisis conjunto de los proyectos que se encuentran en tratativas en el Congreso, se observa que los mismos cuentan con cuatro ejes principales, cuyas modificaciones propuestas cumplen con un doble objetivo. En primer lugar, los cambios buscan compensar la pérdida de ingresos que implicaría para el Fisco la justa actualización de las deducciones, y de la escala para la cuarta categoría del impuesto y, en segundo lugar, se busca implementar un esquema impositivo que se ajuste mejor a las necesidades de redistribución personal y funcional del ingreso en nuestro país. De lo anteriormente expuesto, los ejes principales de las modificaciones propuestas se pueden resumir en:

  1. La elevación del MNI para trabajadores en relación de dependencia y monotributistas, el establecimiento de una actualización automática en función de la variación de los salarios y modificación estructural de la tabla que establece los porcentajes de alícuotas para las personas físicas. Si bien no está definido el valor del MNI, existe consenso entre los actores de la oposición: mientras que para UNEN este debe ser de $20.000, para el PRO el valor se encontraría en $19.500 y para el Frente Renovador (FR)en $19.200. Adicionalmente, el FR propone que el MNI se actualice en función del índice de inflación y adicionalmente que se puedan deducir y descargar los alquileres.
  2. La instalación indirecta de una alícuota especial para el impuesto que grave los dividendos distribuidos por las empresas. Actualmente, éstos se encuentran exentos del pago del ganancias porque se sostiene la existencia de doble imposición: los dividendos distribuidos son las ganancias de las empresas menos el impuesto a las Ganancias que las mismas tributan. Sin embargo, si se aumenta el máximo de ganancias correspondiente a personas físicas, para que el accionista pague también 40% se debe aplicar un impuesto del 7,7% a los dividendos, de modo que se paguen 35% por ganancias de la empresa y el restante 5% (7,7% del resto) lo paguen los accionistas. De esta forma, se busca fomentar la reinversión de utilidades. Este segundo punto también contempla que se tribute sobre las ganancias derivadas de títulos, acciones, cédulas, letras, obligaciones y demás valores emitidos o que se emitan en el futuro; sobre los resultados provenientes de operaciones de compraventa, cambio, permuta, o disposición de acciones, títulos, bonos y demás títulos valores, obtenidos por personas físicas y sucesiones indivisas y los intereses originados por depósitos efectuados en financieras, bajo la modalidad de cajas de ahorro, cuentas especiales de ahorro, plazo fijo.
  3. La incorporación de una alícuota más alta para las actividades mineras y de juegos de azar debido a que, si bien se trata de dos rubros con características muy distintas, presentan muchas veces efectos contradictorios sobre el desarrollo de la matriz productiva local.
  4. La inclusión de todos los funcionarios públicos en el pago del impuesto y la excepción de las jubilaciones, pensiones, retiros o subsidios de cualquier especie en cuanto tengan su origen en el trabajo, en búsqueda de la equidad tributaria.

Debido al carácter más amplio de la reforma que busca llevar adelante la oposición, el oficialismo ya ha bloqueado dos veces el intento de discutir la misma, y se espera que continúe haciéndolo. Si bien el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aseguró que desde el Gobierno incrementarán el MNI, se sabe que desde el Poder Ejecutivo están buscando “ganar tiempo” y la actualización la realizarían recién luego del Mundial de Futbol, lo que generaría ingresos fiscales extra por unos meses. Mientras tanto, los trabajadores, estandarte del modelo “nacional y popular”, siguen siendo los principales perjudicados.