El aporte de las PyMEX

Mucho empleo, pocas exportaciones

23 de mayo, 2014

El aporte de las PyMEX

(Columna de Marcos Cohen Arazi, economista de IERAL PyME)

El sector Pyme es el motor de gran parte de los puestos de trabajo de la economía, pero su aporte en materia de exportaciones resulta mucho menor. Las cifras más recientes de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA) demuestran que el segmento Pyme (excluyendo el segmento de microempresas) explicó sólo el 10% de las ventas al exterior en 2012, mientras que el 90% restante correspondió a grandes firmas. Se trata de una situación que manifiesta un leve empeoramiento en los últimos años, si se tiene presente que en 2006 el segmento de Pymes representaba el 12% de las exportaciones.

En años recientes, sin embargo, el número de Pymes que exportan se ha mantenido en torno a 6.000 firmas en todo el país. Entonces, la razón de la mencionada pérdida de peso relativo en el valor exportado debe buscarse en el valor promedio que exportan las empresas. En promedio, en 2012 las grandes firmas exportaron US$ 68 millones cada una, mientras que cada Pyme hizo ventas al exterior por US$ 900 mil. Es decir, una grande exporta 75 veces lo que una Pyme. Esta disparidad se ha venido agravando de modo notable en los últimos años. En 2003 una grande exportaba 47 veces lo que una Pyme, pero entre 2003 y 2012 el aumento de las exportaciones promedio fue muy dispar. Las grandes firmas incrementaron el valor exportado promedio en 147% (11% por año), mientras que las Pymes lo hicieron sólo en 54% (5% por año).

Por otra parte, la inserción externa de las Pymes exportadoras (o Pymex) muestra un sesgo hacia mercados más próximos si se lo compara con la de las grandes firmas. En el primer caso, el Mercosur y el resto de países latinoamericanos (Brasil, Uruguay, Paraguay, Venezuela, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú) explicaron 61% de las ventas externas, mientras que en el caso de las grandes firmas los mismos destinos explicaron el 42%. Además, se destaca que estos mismos destinos significaban el 48% de las exportaciones de Pymes en 2003, con lo cual se ha incrementado la concentración en estos destinos más próximos en detrimento del resto en la última década. En el caso de las ventas a la Unión Europea, bloque en el cual reside una población con ingresos sustancialmente más altos que en América Latina, pasaron de representar 19% del valor exportado por PyMEs en 2003 a significar solamente 3% en 2012, reflejando la fuerte pérdida de competitividad de la producción local respecto de estos mercados.

Exportaciones promedio por empresa, según tamaño de la firma. Millones de dólares.

El aporte de las PyMEX

Fuente: IERAL de Fundación Mediterránea sobre la base de CERA

El desafío de estimular el desarrollo de las Pymex es de una importancia indudable. La razón es que las Pymes exportadoras en promedio ocupan más personas que las no exportadoras, tienen una productividad media superior (lo que puede permitir mayores niveles salariales), a la vez que son las que mayores recursos destinan a la inversión en tecnología de punta y certificaciones internacionales de calidad en sus productos, lo que hace que sus desarrollos puedan ser más perdurables.

Desde el ámbito de la política económica, un aspecto central a resolver se encuentra en la dinámica interna de precios en relación con el tipo de cambio nominal. Utilizando cifras de la Fundación Observatorio Pyme (disponibles para los primeros nueve meses del 2013), se observa que las Pymes industriales manifestaron en 2013 un incremento de 3% del precio en dólares de sus productos (que al ser bienes transables se encuentran acotados en el caso de tener competencia externa), mientras que los costos se habrían incrementado 19%.

De este modo, el descalce respecto a la realidad de precios internacional conspira contra la competitividad de la producción local, mientras que las políticas de promoción tradicionales para fomentar ventas externas (como ferias, misiones comerciales, financiamiento) difícilmente conseguirán torcer este encarecimiento relativo de los bienes producidos en la Argentina por las firmas de pequeña envergadura. Finalmente, la devaluación de fines de enero de este año, que ya fue compensada en parte por la inflación de los primeros meses del año, posiblemente constituya solamente un alivio temporario para las Pymes exportadoras.