Consumo privado 2014

Un motor que pisa los frenos

25 de febrero, 2014

Los analistas esperan que la declinación continúe

“Si, como prevé la mayor parte de los economistas, el PIB se retrae entre 1 y 1,5%, será un año difícil para el consumo”, vaticina Guillermo Oliveto, director de la consultora W y especialista en tendencias de consumo.

Hay dos factores, relacionados entre sí, detrás de este pronóstico sombrío.

Por un lado, el salario real caerá (Oliveto arriesga una banda de caída de entre 3 y 5 puntos), lo que se está sintiendo con mayor fuerza por estos meses y hasta que se empiecen a cobrar los sueldos nuevos. Por el otro, “los bruscos movimientos recientes de variables clave como el dólar y la inflación, han puesto a la gente en estado de ‘máxima tensión’ con respecto a su economía cotidiana”, explica. La lógica del consumidor modelo 2014 es “cuidar el dinero”.

¿Cómo impactará estas tendencias en los distintos sectores productores de bienes de consumo? “Es probable que la retracción será fuerte en bienes durables, que fueron las estrellas de la década, como autos, motos y tecnología, y más suave en indumentaria. En alimentos y bebidas, el mercado podría terminar ‘empatado’, o incluso con un crecimiento moderado”.

Si bien el escenario macro tiene semejanzas con el de 2009, dice Oliveto, “la economía razonable seguiría teniendo una dinámica razonable”. Un tema a mirar de cerca es el empleo que, por ahora, no se mueve ni para arriba ni para abajo.