Comenzó el “tapering”

¿Qué efectos tendrá en la Argentina?

23 de diciembre, 2013

Comenzó el "tapering"

La Reserva Federal de Estados Unidos dio el primer paso concreto en su estrategia de salida de la actual política monetaria híper-expansiva al reducir de US$ 85.000 millones mensuales a US$ 75.000 millones mensuales su programa de compra de bonos y títulos. Luego de haberlo insinuado a mediados de año, el “tapering” finalmente llegó.

Los analistas, muchos de los cuales esperaban la decisión recién para 2014, sostienen que es una reducción moderada y un claro indicio de que la estrategia de salida será más gradual que abrupta. Según Ecolatina, el ritmo de reducción será de US$ 10.000 millones tras cada reunión de la Fed (son cada 45 días aproximadamente) y, por lo tanto, hacia finales de 2014 el famoso “QE III” podría llegar a su fin. La anticipación de la decisión de la Fed se debe a que la economía de EE.UU. está consolidando su repunte. En el tercer trimestre, anotó un crecimiento de 4,1%, superior al 3,6% del primer cálculo. Pero, sobre todo, lo que se viene consolidando es el mercado de empleo: la tasa de desempleo está en 7% (la más baja de los últimos 5 años) y la creación neta de empleos en los últimos tres meses fue (en promedio) de 193.000.

Efectos sobre la Argentina

¿Qué implica está decisión para el país? En el corto plazo, no mucho.

El mercado esperaba esta decisión y, por ende, los distintos activos y monedas ya los habían incluido en sus valuaciones. En el mediano plazo, sin embargo, el dólar se fortalecerá a nivel global y esto implica dos cosas. En primer lugar, las otras monedas se devaluarán frente al dólar, es decir, las economías se harán más “baratas” en dólares. “La Argentina va a tener que seguir acomodando el tipo de cambio real a monedas más devaluadas”, opina Jorge Vasconcelos, del Ieral de la Fundación Mediterránea. Y, en segundo lugar, un dólar más fuerte en el mundo será una presión bajista para las commodities agrícolas.

“El tapering tuvo un impacto moderado en las monedas emergentes, aunque esperamos que continúe la debilidad de las mismas. Adicionalmente, esperamos un mayor empinamiento de la curva de Treasuries así como un dólar más fuerte respecto de las monedas de países desarrollados, lo cual podría acentuar la debilidad en ciertos commodities. Continuamos recomendando cobertura de las posiciones en bonos largos ante el alto riesgo de tasas de interés libres de riesgo más altas”, sostiene la consultora Elypsis.

Sin duda, uno de los temas más importantes a seguir es cómo se acomodan los distintos mercados emergentes ante esta nueva realidad. Una vez que el “QE III” vaya llegando a su fin, “cobrará aún mayor fuerza la discusión sobre el inicio del ciclo alcista de las tasas de interés, que se espera para 2015”, sostienen desde Ecolatina.