Nuevas tensiones cambiarias

Preocupa la racha bajista del "yuyo"

9 de agosto, 2013

Nuevas tensiones cambiarias

La preocupación en el mercado cambiario está contenida, pero latente. La realidad muestra que el Cedin sigue sin captar el interés proyectado y el Banco Central no logra recomponer el stock de reservas,que se ubica en US$ 37.050 millones y a pocos millones de perforar una nueva barrera. La situación no es la mejor, y preocupa por los próximos compromisos y por una coyuntura menos favorable que también se sentirá en el frente externo. En el corto plazo, lo más incómodo es el pago del Bonar VII en septiembre, por US$2.100 millones entre capital e intereses.

Si bien en el Banco Central se especula con que los productores del campo tarde o temprano deberán comenzar a acelerar el ritmo de liquidación, los productores parecen menos apurados por hacerlo. Mientras tanto, el precio del oro sigue sin recuperarse, reduciendo con ello la valorización de las reservas; el turismo continúa siendo un demandante neto de dólares y,en el mercado,los economistas hacen cuentas sobre el impacto que dejará la caída sustancial que viene teniendo el precio de la soja. La cotización de la oleaginosa ya mermó 31% desde el precio alcanzado en septiembre del año pasado (de US$ 650 por tonelada a US$ 450).

Según un estudio de la consultora Empiria, esa caída generará una pérdida de recaudación por $ 4.000 millones el año próximo más y tendrá un impacto negativo de US$1.600 millones en el balance cambiario. Así, si había expectativas de que la soja pueda ser la variable que alivie las tensiones en el mercado cambiario, eso no será tan posible.

Frente a ese panorama, los economistas siguen sosteniendo que las probabilidades de que las reservas finalicen el año en torno de los US$ 35.000 millones crecen. Y lo único que pareciera poder evitar una caída de esa magnitud, es que la Argentina logre negociar nuevas líneas de financiamiento con el Banco de Francia que compense el drenaje de dólares.