El Cedin sale a la cancha

¿Se convertirá en un medio de pago?

1 de julio, 2013

El Cedin sale a la cancha

La reglamentación del Cedin planteó la posibilidad de que finalmente los certificados se conviertan en una cuasi moneda de pago. Tal como señala el Banco Central, tendrán poder cancelatorio y podrán ser utilizados para cualquier tipo de operación: compra de pasajes, autos o electrodomésticos. Y también le servirían a las empresas para pagar deudas, impuestos o facturas a proveedores.

El principal objetivo es, según los especialistas, disminuir la expansión de la base monetaria y, competir con el dólar. “Con características físicas semejantes a las de un billete y transmisión por entrega simple (los endosos, registrados o no, serán voluntarios), queda claro que el esfuerzo oficial se concentra en facilitar la liquidez del nuevo instrumento a fin de competir con el dólarbillete”, dice Hernán Lacunza en un informe de la consultora Empiria. “Esta es una manera de expandir la oferta cambiaria (con divisas provenientes del blanqueo, hoy fuera del mercado), pero al tipo de cambio que defina el mercado (superior al oficial)”.

Lacunza señala, además, que nada en la normativa inhibe la inclusión de fondos declarados en el blanqueo. “Aunque a priori resultara insólito, y en consonancia con trascendidos de expresiones de funcionarios de reuniones con eventuales blanqueadores, no es inconsistente con el verdadero objetivo de toda esta operatoria: promover un desdoblamiento cambiario de hecho”, destaca.

La principal duda de los especialistas es que el desarrollo del mercado secundario sea fluido y perdure. Esto depende en las posibilidades reales de atraer los fondos y de que finalmente los Cedin no sean canjeados de forma inmediata por dólares. “Persiste la incertidumbre respecto al verdadero volumen de fondos que atraerá el blanqueo en momentos de bajísimo apetito por invertir en nuestro país”, destaca el informe de Empiria. “La barrera no parece ser la dificultad para demostrar el origen de los fondos”.

En el mercado esperan, además, que la mayor parte del blanqueo se desarrolle en el último tramo de los tres meses pactados como límite para repatriar los fondos, con lo cual el mercado secundario tardaría en desarrollarse y podría fracasar antes de tiempo.

Recuadro: Las tres opciones del blanqueo 

BAADE (Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico). Se lanzará el 17 de julio y vencerá en 2016. El interés anual es de 4%, pagadero semestralmente. Los recursos se destinarán a la inversión pública en infraestructura, especialmente en el sector energético. El bono será registrable o al portador. Los bonos registrables serán negociables y cotizarán en el Mercado Abierto Electrónico (MAE), y en otras Bolsas y mercados de valores del país. Los bonos al portador serán libremente transmisibles mediante su simple entrega, y no tendrán cotización en los mercados locales o internacionales. 

PADE (Pagaré de Ahorro para el Desarrollo Económico). Las condiciones son similares a las del BAADE y después del primer año podrán canjearse por los otros instrumentos. El pagaré está destinado en principio a personas jurídicas y no contará con mercado secundario. 

CEDIN (Certificados de Depósito de Inversiones). Comienzan a operar el 1º de julio y nacen como un medio de pago e instrumento financiero que tiene como fin último aplicarlo a inversiones en el mercado inmobiliario. No tiene límite de endosos, ni vencimiento y puede ser utilizado para el pago de operaciones de cualquier índole. Ya fue autorizado para cotizar en las Bolsas de Comercio de todo el país y se podrá transar en bancos y casas de cambio. Las nominaciones oscilarán entre US$ 100 y US$ 100.000.