Comercio exterior

¿Superávit de US$ 10.000 millones?

29 de julio, 2013

Comercio exterior
  • Los grandes números. El Indec difundió los números del comercio exterior para el primer semestre del año. Los grandes números son los siguientes: las exportaciones crecieron 5% interanual; las importaciones, 11% y la balanza comercial, nuevamente superavitaria, disminuyó 26%. En el mismo período del año pasado, la imagen del sector externo era muy distinta: las exportaciones caían al 10%; las importaciones, al 12 % y el superávit comercial subía 26%. La suba de las compras y las ventas externas durante el primer semestre del año es un dato positivo. Los números agregados muestran que, en el período enero-junio, se exportó por US$ 40.921 millones y se importó por US$ 35.967 millones, lo que dejó un saldo de US$ 4.954 millones. Según una proyección de la Fundación Mediterránea, el saldo podría ubicarse en US$ 9.200 millones (sería la primera vez en la era K en que no supera los US$ 10.000 millones). Pero todo indica que se volverán a intensificar los controles para lograr un saldo apenas superior US$ 10.000 millones (ver más abajo “Lo que viene”). 
  • Junio. En el último mes del primer semestre, se desaceleró el crecimiento de las exportaciones a 8%, luego de las alzas de 13% y 14% en abril y mayo, respectivamente. Lo mismo ocurrió con las importaciones: luego de expandirse a 32% y 17% en abril y mayo, las compras al mundo se frenaron a 5% En junio, el saldo se ubicó en US$ 1.155 millones. 
  • Precios y cantidades. Una mirada desagregada a los valores de los flujos comerciales muestra que la suba de 5% de las exportaciones en enero-junio se explicó por un alza de 2 puntos de las cantidades y de 3 en los precios. La suba de 11% de las importaciones se explicó, en tanto, por una suba de 10 puntos de las cantidades y de sólo 1 de los precios. 
  • Autos y cosecha. En valores absolutos, las ventas externas crecieron US$ 2.000 millones en el primer semestre. Según un informe de Finsoport, dirigida por Jorge Todesca, el alza respondió a dos factores centrales: 1) “La recuperación de la cosecha agrícola que permitió que se incrementaran las ventas de maíz (US$ 1.500 millones), de soja (US$ 600 millones), de cebada (US$ 250 millones) y de sorgo (US$ 200 millones)”, y 2) “La solidez de la demanda brasileña de automotores, que determinó quelos envíos de esos productos crecieran en US$ 1.100 millones”.
  • Rojo energético. El déficit de la balanza energética sigue en alza. En el primer semestre, se exportó (bajo el concepto de combustibles y energía) por US$ 2.873 millones, 19% menos que el año pasado. En tanto, por el rubro de combustibles y lubricantes, se importó por US$ 6.120 millones, 23% más que el año pasado. En otras palabras, el rojo energético del primer semestre llegó a US$ 3.247 millones. En el primer semestre de 2012, el rojo fue de US$ 1.274 millones. Según un cálculo de abeceb.com, 30% de la suba de las importaciones totales del año se explican por esta erogación. 
  • Brasil, primer cliente. Las exportaciones a Brasil siguen creciendo a tasas altas: en junio lo hicieron en 29% y acumularon un alza de 23% en el primer semestre. Del total exportado en enero-junio (US$ 8.961 millones), prácticamente la mitad (US$ 4.381 millones)se explican por el “material de transporte terrestre”. Contra 2012, las ventas de este rubro crecieron nada menos que 52%. 
  • Por regiones. Una mirada al comercio con las diversas regiones muestra una imagen heterogénea. Por el lado exportador, se destacan las subas de 16% de los envíos al Mercosur (incluyendo Venezuela) durante el primer semestre; de 21%, a China, Japón y la India; de 48% a Oriente Medio; de 11% al norte de Africa y 6% al NAFTA. En tanto, las ventas cayeron 20% hacia la Unión Europea; 11% a Chile y 13% a Sudamérica (excluyendo a Chile y los miembros del Mercosur). Por el lado importador, se destacan las subas de 10% de las compras al Mercosur; de 93% a los países de Sudamérica (excluyendo Chile y los países del Mercosur); de 94% al NAFTA; de 126% al norte de Africa y de 146% a Oriente Medio. En tanto, sólo cayeron las compras a Chile (2%) y el NAFTA (8%). 
  • ¿De dónde vienen los dólares? Los números del primer semestre muestran que el superávit estuvo apalancado por el Mercosur (especialmente Venezuela, que dejó un saldo a favor de US$ 935 millones); Chile (el saldo favoreció a la Argentina en US$ 1.683 millones); los otros países de Sudamérica (otros US$ 1.814 millones); Oriente Medio (US$ 1.711 millones) y el norte de Africa (US$ 1.889 millones).En tanto, el país tuvo relaciones deficitarias con el NAFTA (US$ 1.406 millones), la Unión Europea (US$ 1.913 millones) y China, Japón y la India (US$ 266 millones). 
  • Lo que viene. “El Gobierno intentará mantener y aun acrecentar las restricciones a las importaciones”, sostiene Todesca en su último informe. E insinúa que eso ya se está sintiendo: como ya se mencionó, las importaciones crecieron 32% en abril, 17% en mayo y sólo 5% en junio. Para que el saldo comercial (“columna vertebral del debilitado sector externo”, según sus palabras) no se ubique por debajo de los US$ 10.000 millones, las importaciones deben crecer a 8% (o menos) en la segunda parte del año. Por el lado exportador, no hay muchas esperanzas: gran parte de la cosecha se colocó y la venta de vehículos a Brasil podría desacelerarse.