“Las empresas no van a volcarse al blanqueo de forma masiva”

10 preguntas a Guillermo Pérez, CEO del Grupo GNP

1 de julio, 2013

“Las empresas no van a volcarse al blanqueo de forma masiva”

1. ¿Qué expectativas tiene respecto a la ley de blanqueo de capitales?

En principio es muchísimo menor la masa económica disponible del blanqueo respecto a la operatoria de 2009. En el blanqueo anterior se podían blanquear todo tipo de bienes y divisas, incluido los pesos. Y las divisas en el exterior no había que traerlas al país, se podían dejarlas en el exterior. En esa instancia, se trataban de alrededor de US$4.000 millones y finalmente se lograron traer US$ 600 millones.

2. Entonces, ¿cuál es la proyección para este nuevo formato?

Esta vez, está restringido a las divisas en moneda extranjera en el país o en el exterior. Y, además, las que están afuera hay que transferirlas al país. Por otra parte, está comprobado que los blanqueos son más efectivos cuando se realizan en períodos de bonanza o expansión económica. Y creo que este no es el mejor momento. Si se suman ambos factores todo hace pensar que la masa del blanqueo podría estar en el orden de US$ 2.000 millones.

3. ¿Qué repercusión puede tener esta operatoria en las empresas?

Yo creo que genera interés pero mi percepción es que los casos involucrados van a ser muy puntuales. No creo que las empresas vayan a volcarse al blanqueo de manera masiva. No hay ventajas particulares para las empresas. La ventaja es que si necesitan pesos, puede ser una forma de obtener pesos con un valor similar al del dólar blue en su balance. Se van a encontrar con un tipo de cambio mucho más competitivo para fortalecer el balance de sus operaciones locales.

4. ¿Cuál de los instrumentos puede tener mayor aceptación?

Creo que va a tener mayor aceptación el Cedin, destinado al mercado inmobiliario, que los bonos BAADE para el desarrollo energético. El BAADE es, en definitiva, un bono emitido por el Tesoro Nacional con normas del Ministerio de Economía, con plazo al 2016 y con 4% de interés. Y compite con muchos otros instrumentos similares que tienen buena rentabilidad. En cambio, el Cedin puede tener un mayor éxito.

5. ¿Por qué?

Hay un atractivo especial y es que se puede obtener una renta adicional que va a estar dada por una diferencia similar a la que hay entre el dólar oficial y el blue, aunque sin olvidar que esa renta va a estar gravada en el caso de las empresas por el Impuesto a las Ganancias. Hay que tener en cuenta que seguramente habrá dos tipos de cotizaciones: una correspondiente al Cedin verificado y otra al Cedin aplicado. 6¿Cuál es la diferencia? El aplicado es un Cedin que ya fue utilizado y, por lo tanto, va a tener un grado de garantía mucho mayor. Si el que compró la propiedad lo hace circular y no lo canjea por dólares, el valor de ese Cedin va a ser un tanto superior que el del certificado verificado que todavía no se aplicó a la compra de un inmueble.

7. ¿Y el BAADE a cuánto cotizará?

Creo que el BAADE se podrá vender a una cotización que será 15 o 20% por debajo del dólar blue mientras que el Cedin tendrá una cotización más cercana a ese precio.

8. ¿Qué sectores pueden ser los más interesados?

Creo que los Cedin pueden ser muy atractivos para las desarrolladoras y las constructoras que ya están en el mundo de los negocios y necesitan terminar las obras iniciadas y quieren vender las obras nuevas o en pozo. Este sector necesita continuar con su ritmo económico reinvirtiendo el dinero. Por eso creo que el mayor interés va a venir por ese lado. Las demás empresas deberán evaluar puntualmente la decisión.

9. ¿Qué deben evaluar las empresas antes de tomar la decisión de repatriar los fondos?

Lo primero que tiene que pensar para tomar la decisión es cuál es el destino que le puede dar a estos instrumentos y si ese capital va a fortalecer su actividad productiva. Tienen que estar seguros de que ese dinero irá a una actividad productiva que, por ejemplo, los pueda proteger de la inflación o que les dará una tasa de retorno suficientemente buena que justifique la decisión de traer los dólares. Tienen que evaluar si para ellos el blanqueo representa un rendimiento superior frente a la decisión de mantener los dólares en el exterior y no poder traerlos. Y tienen que pensar si están dispuestos a normalizar una norma que en principio era ilegal.

10. ¿Cree que el blanqueo puede traer efectos no deseados como la posterior investigación del contribuyente?

No creo que haya problemas en este sentido. El blanqueo es claramente una herramienta de recaudación fiscal y no creo que sea una herramienta para perseguir al contribuyente. La experiencia de 2009 muestra una tendencia respecto a esto. Hubo recorte de operaciones sospechosas por parte de las autoridades por lavado de dinero –cerca de 600– pero eso no generó ningún tipo de acción contra las empresas que se volcaron al blanqueo.