“Las Pymes necesitan estímulos que van más allá del financiamiento”

Entrevista a Horacio Roura, secretario de SePyME

22 de mayo, 2013

"Las Pymes necesitan estímulos que van más allá del financiamiento"

¿Cómo evalúan desde la Secretaría la actual situación de las Pymes?

Las Pymes están travesando un momento especial porque, por primera vez en años, tienen un abanico muy variado de herramientas de política industrial y programas específicos que conforman un ambiente de negocios muy favorable. La creación del Ministerio de Industria con Débora Giorgi a la cabeza fue fundamental para ordenar y coordinar los programas que ya existían y crear otros nuevos. A esto se suman nuevas herramientas –sobre todo crediticias– en instituciones colegas y en otras áreas del Gobierno Nacional. La prueba más contundente está en que se consolido y densificó la cantidad de medianas y pequeñas empresas. Desde 2003 hasta ahora la creación neta de empresas Pyme superó la cifra de 210 mil.

¿Cuáles cree que son los mayores desafíos de estas empresas?

El gran desafío de las Pymes es lograr dar el salto que las transforme en empresas plenamente competitivas. El hecho de que surjan tantas empresas te da un dato no menor: del actual stock de Pymes, aproximadamente un tercio son empresas que aparecieron después de 2003. Eso te habla de buenas condiciones de negocio y de la capacidad de los empresarios de generar empresas viables. Pero siempre está la zanahoria y la línea del horizonte que marcan que deben ser cada vez más competitivas y deben ir acortando, no sólo en tamaño sino también en capacidades , la distancia que las separa con empresas más grandes. En ese sentido, la Pyme argentina ha avanzado mucho, se ha tecnificado y ha aumentado mucho la productividad por trabajador.

¿Ustedes creen que se ha avanzado de forma sustentable en la competitividad de las Pymes?

Creo que ha habido un avance muy importante. Y esto tiene que ver por un lado con un incremento de la actitud inversora, que fue acompañada por los programas públicos. No sólo hablo de grandes inversiones como la ampliación de fábricas o el traslado a un parque industrial sino también de microinversiones como la mejora del layout de la planta o el análisis de procesos que permiten descubrir costos ocultos. Esto les ha permitido ir ganando competitividad, y tuvo su correlato en el aumento de las Pymes exportadoras.

¿Qué sectores ven ustedes como los más dinámicos?

Todos los sectores tuvieron crecimiento en la cantidad de Pymes y en su tamaño. Pero hay algunas particularidades que muestran algunos casos de éxito. Sectores que tienen tradicional presencia Pyme han logrado consolidarse y revertir situaciones de deterioro como el sector textil, de marroquinería o calzado. Otros sectores como el metalmecánico, maquinaria agrícola u autopartes encuentran grandes oportunidades en la vinculación con grandes empresas del sector minero, automotriz, o del petróleo. En este caso la oportunidad está en la provisión de insumos a esas industrias o en consolidarse como proveedores. Hay un conjunto de bienes que las empresas grandes estaban importando o fabricando con una cantidad pequeñas de proveedores, que pueden ser reemplazados o ampliados con productos y servicios de las Pymes. Asimismo, hay un grupo de empresas de punta, como el del software y el de biotecnología, que pasaron de ser un pequeño emprendimiento a convertirse en jugadores globales. Y en estos casos se fomenta la federalización de la industria porque las nuevas tecnologías te permiten el desarrollo de valor agregado, haciendo un poco abstracción de las limitaciones geográficas.

Los programas de promoción habitualmente tienen vínculos con las necesidades de las Pymes. ¿Cuales son los principales temas que actualmente interesan a estas empresas?

Los programas de la Secretaría apuntan a fortalecer el surgimiento, el desarrollo y la consolidación de Pymes sostenibles en el largo plazo. Para eso trabajamos en tres áreas que tienen en común facilitar a la Pyme el acceso a recursos de calidad. Una de ellas apunta a recursos financieros, otra a la asistencia técnica en consultoría e innovación y la otra a la de capacitación de su gente. Asimismo, estamos apostando fuerte tanto desde la SePyME como desde el Ministerio, al emprendedorismo, con el programa de Jóvenes Emprendedores. El asociativismo también aparece como una política central con programas que permiten ganar capacidad de producción y competitividad sin perder la individualidad de cada empresa. De todas maneras, vale aclararque la política Pyme del Gobierno no se restringe sólo a los programas, estos programas tienen impacto en el territorio porque existe un hilo conductor y una coherencia con otros niveles más amplios de política. Hay una política macro y una política industrial que tiene una orientación favorable a las Pymes

¿A las Pymes argentinas les cuesta asociarse?

El empresario Pyme tiende a ser una persona que está bastante sola en su rol de directivo, absorbido por la gestión cotidiana de producción. A veces, le cuesta levantar un poco la mirada y ver lo que pasa afuera. Y el rol del Estado es ayudarlo a mejorar y fortalecer su gestión y darle las herramientas, e incluso el tiempo vital, para mirar hacia adelante. El programa que se llama Sistemas Productivos Locales tiene justamente esas características. Este programa permite, además, desterrar en cierta medida un mito: no todo el apoyo que necesita la Pyme está relacionado con el dinero. En el caso de este programa hay una ayuda financiera de fondos no reembolsables pero existen otros beneficios que son fundamentales para que la asociación sea de largo plazo. Una esdarle la tecnología de asesoramiento para organizar el grupo y gestionarse, Nosotros le damos la posibilidad de contratar un gerente que ellos eligen y al cual la Secretaría le paga durante un año para que acompañe a ese grupo en el proceso de formación.

¿Cuál es en general la actitud de las Pymes frente a estos programas de promoción?

La respuesta del territorio es muy buena y eso se ve en la demanda de los programas. Pero fundamentalmente rescatamos la valoración y el agradecimiento de las Pymes respecto a la orientación y a la ayuda que reciben. A veces sólo basta con indicaciones o con una articulación con otras aéreas del Gobierno. Un ejemplo nimio pero revelador es la puesta en valor del esquema de atención Pyme a través de un 0800 gratuito que recibe más de 20 mil llamadas al año.

¿Cuál fue la respuesta de las empresas respecto a la ampliación del crédito para este segmento? Generalmente, las Pymes están muy preocupadas por este tema…

La Pyme tiene un poco la idea fija del financiamiento. Y en este sentido, las Pymes tienen las opciones mas variadas de los últimos treinta años. El mejor ejemplo es la línea universal que se formalizó a partir de la reforma de la carta orgánica del Banco Central que le exige a los bancos colocar el 5% de sus depósitos a proyectos productivos, y de ese total la mitad a las Pymes. Esa es una base de financiamiento a una tasa muy conveniente. Y después están todos los otros programas; el FonaPyME que es un fondo especial para aquellas empresas que tienen mas dificultad de acceso al crédito bancario tradicional; la sociedad de garantías reciprocas que facilita el acceso de la Pymes al sector financiero; el crédito fiscal para capacitación; o las facilidades de acceso al mercado de capitales, entre otros. Todo esto elaboró un menú de instrumentos financieros que permitió que el crédito a las Pymes pase de representar aproximadamente un 14% en 2003 a cerca de un 30% en el primer trimestre de este año, según información del Banco Central.