¿Comprar autos para huir del peso?

Una variante ante la falta de opciones de inversión

13 de mayo, 2013

¿Comprar autos para huir del peso?

El grueso de las listas de precios del los autos 0 km que se venden en los concesionarias de la Argentina prácticamente no variaron a lo largo de los últimos 70 días. Desde fines de febrero a esta parte se venden en el país 891 versiones de modelos en pesos, el precio promedio es de 222.000 pesos, el más caro el Porsche 911 ofrecido en la friolera de 2.137.000 pesos y el más barato el Fiat Uno por apenas 49.800 pesos. En ese lapso, el precio del dólar paralelo se encareció nada menos que tres pesos, desde 7,45 hasta 10,45 pesos (al cierre del jueves pasado).

Ese endiablado ajuste cambiario significa que en febrero el auto promedio ofrecido en pesos, pero comprado con dólares del blue, se vendía en 29.800 dólares, mientras que en este momento la misma unidad se puede retirar por apenas 21.300 dólares. Semejante variación significa una contundente rebaja de 8.500 dólares, un descenso de cotización del 28% en poco más de dos meses, una diferencia que está empezando a generar estragos en los números de las concesionarias y un apuro con borbotones en quienes ven en el presente descalabro cambiario la mejor oportunidad para cambiar su usado por un flamante 0 km.

Por otra parte, quienes no tienen acceso a los dólares billete, también se ven seducidos por el momento, ya que si se presentan a comprar unidades ahora lo están haciendo con un valor de dólar oficial de 5,20 pesos, en una paridad que nadie sabe cuánto puede durar. En el mercado se habla de un dólar oficial de 7 pesos para después de las elecciones, lo cual impulsa a la gente a adelantar compras, algo que se convertirá en una sequía de compradores cuando al final de esta crisis las cosas se equilibren.

De ese modo, ya sea por compradores con dólares billete en la mano, o por una demanda que quiere aprovechar un dólar oficial retrasado, abril se terminó convirtiendo –milagrosamente– en el mejor abril de toda la historia. La Asociación de Concesionarias de Autos (ACARA) informó que el mes pasado se patentaron 81.411 unidades, 33,8% más que en abril de 2012. Y con eso, en el primer cuatrimestre de este año se registró una venta de 332.173 autos 0 km, 5,8% más que en enero-abril del año pasado. La plaza automotriz local había arrancado el año con una caída de ventas efectivas que arañaba el 6%, pero el temblor cambiario dio vuelta las cosas. Y ahora nos encontramos con un mercado totalmente incierto, ya que no depende en absoluto de oferta y demanda puras, sino de un componente cambiario ya no digitado por tres funcionarios del Poder Ejecutivo, como ocurrió en los últimos años, sino por el temor de los argentinos, que se escapan del peso porque la inflación no tiene freno.

En estas condiciones, los gerentes de ventas de las terminales están completamente descolocados. Siempre es difícil arrancarles un número sobre la venta posible anual de todo el mercado. Y ahora ese pronóstico es todavía más inaccesible.

Tras los 840.000 vehículos vendidos el año pasado, ya nadie creía en el sueño de la ministra de Industria, Débora Giorgi, de llegar pronto a un mercado de un millón de unidades. “Pero si se sigue conduciendo la economía de esta manera –dijo el responsable de ventas de una planta de la zona norte del conurbano– es posible que en 2013 se consiga otro récord de patentamiento, con un número incluso superior al récord de 857.983 de 2011”. Y agregó que “en este momento muchos optan por comprar autos, porque otros callejones están cerrados. Y puede ser que dure, hasta que la falta de inversión empiece a afectar el empleo, y la gente se dé cuenta de que con auto nuevo tiene que pagar mucho más seguro, mucha más patente y que la ecuación real no es financieramente recomendable”.

Más allá de eso, como el mercado está tirando, las fábricas parecen creer que este escenario va a perdurar. Y, ante esa posibilidad, prendieron a full las líneas de montaje, por lo que tras el mejor marzo productivo de la historia, tuvimos el mejor abril de todos los tiempos. El mes pasado se armaron en el país 75.494 unidades, 37,8% más que en abril de 2012. Y en el cuatrimestre hubo 251.499 unidades producidas, 15% encima de enero-abril de 2012.

La distribución

Entre lo que salió de los hornos locales y lo que se trajo desde el exterior, el reparto de autos nuevos a concesionarias también dio vuelta la tendencia. El año había arrancado con un reparto 7% más bajo que el año pasado, pero los vehículos distribuidos en abril tuvieron una suba del 30,1%, ya que en abril se repartieron 85.833 unidades. En el cuatrimestre ahora hay una suba de 10,7%: 288.484 rodados de este año contra 260.615 de los primeros cuatro meses de 2012.

Del total repartido a la red, los importados son furor. En abril se repartieron 52.250 autos importados puros, 34% más que en abril del año pasado, mientras que en el primer cuatrimestre el número llega a 174.347, con una suba del 8,2% contra la distribución de enero-abril de 2012. Los denominados autos nacionales (que se arman con mayoría de piezas importadas) también suben, pero no tanto: en abril se repartieron 33.283 vehículos, 24,3% más que en igual mes de 2012, y en el primer cuatrimestre el número llegó a 114.137 unidades, 14,8% más que en enero-abril del año pasado.

En este sentido debe destacarse que el mercado local volvió a retroceder. Luego de años de presión del Gobierno, las terminales siempre prometen que terminarán vendiendo 50% autos importados y 50% autos armados en el país, para que el sector no se convierta en el que más déficit comercial exhiba detrás del sector energético. Pero esa relación nunca llega. En el reparto de abril la proporción fue 60,9% importados y 39,1% nacionales y en la distribución del primer cuatrimestre el reparto fue 60,4% importados y 39,6% nacionales.

Otro sector que generó caras de alivio fue la exportación, que sigue a todo vapor, pese a las dudas que siguen viniendo desde Brasil. En abril se mandaron al exterior 40.864 unidades, 34,2% mas que en abril de 2012. Y en enero-abril se exportaron 131.296 vehículos, 14,2% más que en enero- abril de 2012. O sea, en abril se importaron 52.250 autos y se exportaron 40.864, mientras que en el cuatrimestre se importaron 174.347 y se exportaron 131.296. Esos números dan un balance en rojo y, teniendo en cuenta que lo que se exporta tiene 75% de piezas importadas, el rojo se hace todavía más intenso. Se calcula que por esta vía el país está perdiendo unos 9.500 millones de dólares al año.

Los dos mercados

Otro elemento positivo fue la mejor distribución en cuanto a los destinos de exportación. Brasil sigue siendo, por lejos, el mercado que concentra el grueso de las exportaciones, aunque menos que el año pasado. En lo que va de este año el 86,8% de los autos exportados fue a Brasil, el 3,5% a Europa, el 2,2% a Colombia y el 2% tanto a México como a Chile.

En 2012 Brasil se había llevado el 91,4% de las ventas externas. Donde hubo cambios importantes fue en la participación vendedora por empresa, con menor dominio de los líderes habituales. La alemana Volkswagen, que tenía más del 19% de las ventas, bajó al 18,2%. Chevrolet, que era segunda con 15,6%, bajó al cuarto puesto con 12,84%. Ford está ahora segunda con el 14,67%, algo que no lograba desde hacía mucho tiempo. Renault quedó tercera con el 13,83% y quinta, con una recuperación muy importante, se ubicó Fiat con el 12,77% del mercado. Más allá de ese reparto en la cumbre, en las marcas de abajo hubo una gran sorpresa, que justamente tiene que ver con todo este impacto del precio del dólar. De manera inédita, la alemana Audi se alzó con el 1,07% del mercado, sobrepasando por primera vez en su historia las participaciones vendedoras de Honda y de Mercedes-Benz.

En cuanto a los modelos más elegidos, no hay muchas sorpresas en la cumbre, pero si algunos sorpasos un poco más abajo. Los tres más vendidos siguen siendo los mismos: primero absoluto el Volkswagen Gol, con 20.627 unidades en el primer cuatrimestre, segundo entró el Chevrolet Classic (con 14.071 unidades en enero abril), tercero siguió el Peugeot 207, todo como en 2012. El cuarto lugar tiene un cambio: el año pasado estaba cuarto el Volkswagen Suran y ahora está el Renault Clío, quinto entra, como el año pasado, la Toyota Hilux y sexto el Renault Duster. Por el momento, la inflación y el dólar blue está empujando las ventas de autos nuevos. Los compradores, en una huida del peso, están yendo en esa dirección.

Pero esta tendencia es absolutamente antojadiza y no sería de extrañar que si la corrida contra el dólar llega a afectar al sistema financiero nos encontremos con un escenario completamente distinto.

Recuadro I: Los patentamientos por jurisdicción

En el patentamiento por jurisdicción tampoco hay grandes novedades. El 33,77% de las ventas es en la provincia de Buenos Aires, el 15,59% en Capital Federal, el 9,46% en Córdoba, el 8,36% en Santa Fe, el 3,96% en Mendoza y el 28,86% en el resto de las provincias.