Las exportaciones a China y la India

Monopolizadas por la soja y sus derivados

17 de abril, 2013

Las exportaciones a China y la India

Un reciente informe de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), con motivo del encuentro “¿Cómo hacer negocios con China y la India?” a realizarse el 17 de abril, compila los datos de la evolución comercial durante las últimas dos décadas con los dos países que están llamados a motorizar la economía global por varias décadas.

China

En las últimas décadas, el comercio bilateral entre la Argentina y China, medido como la suma de las exportaciones hacia aquel país y las importaciones con origen chino, presentó una tendencia creciente. El intercambio bilateral, medido a precios corrientes, pasó de sumar 272 millones de dólares en 1990 a US$ 15.120 millones en 2012. Es decir, se multiplicó por 55, lo que implicó una tasa de crecimiento promedio anual de 20%. El crecimiento del intercambio bilateral durante el período considerado estuvo bien por encima del crecimiento del comercio exterior total de Argentina (que avanzó a un tasa promedio anual de 10,6%), lo que derivó en un sustantivo incremento de la participación de China en nuestro comercio. En concreto, dicha incidencia pasó de 1,7% en 1990 a 10,1% en 2012.

Según el informe de la CAC, coordinado por el economista Gabriel Molteni: “Durante el período considerado, las exportaciones argentinas crecieron 20,5 veces, al pasar de US$ 240 millones en 1990 a US$ 5.165 millones en 2012. Esto representó una tasa promedio anual de 14,9%. Por otra parte, las importaciones crecieron casi 314 veces, al pasar de US$ 31 millones en 1990 a US$ 9.954 millones en 2012. Esto representó una tasa de crecimiento promedio anual de 29,9%.

El saldo comercial bilateral comenzó el período siendo superavitario para la Argentina, para luego mostrar déficit durante buena parte de la década del ’90. En los primeros años del presente siglo se registraron importantes superávit, con un máximo de US$ 1.763 millones de en 2003. Luego el excedente se redujo paulatinamente y en 2012 se alcanzó un déficit de US$ 4.779 millones”.

La India

En las últimas décadas, el comercio bilateral entre Argentina y la India, medido como la suma de las exportaciones hacia aquel país y las importaciones con origen indio, presentó una tendencia creciente. El intercambio bilateral, medido a precios corrientes, pasó de sumar US$ 46 millones en 1990 a US$ 1.890 millones en 2012. Es decir, se multiplicó por 40, lo que implicó una tasa de crecimiento promedio anual de 18,4%. El crecimiento del intercambio bilateral durante el período considerado también estuvo muy por encima del crecimiento del comercio exterior total de Argentina, lo que derivó en un sustantivo incremento de la participación de India en nuestro comercio. En concreto, dicha incidencia pasó de 0,3% en 1990 a 1,3% en 2012.

Durante el período considerado, las exportaciones argentinas crecieron 31,5 veces, al pasar de US$ 38 millones en 1990 a US$ 1.234 millones en 2012. Esto representó una tasa promedio anual de 18%. Por otra parte, las importaciones crecieron 84 veces, al pasar de US$ 8 millones en 1990 a US$ 656 millones en 2012. Esto representó una tasa promedio anual de 23,6%.

El saldo comercial bilateral fue superavitario para la Argentina para todos los años del período considerado con la excepción del período 1992-1994. En 2012 se registró un superávit de casi US$ 579 millones.

Pero, ¿qué le exportamos? Veamos. En 2012, los porotos de soja representaron 54% de los envíos a China, el aceite de soja 17% y el petróleo crudo, 12%. Con la India, la canasta está aún más primarizada: en 2012, 84% de las ventas fueron explicadas por el aceite de soja.

Si bien el objetivo planteado por la presidenta Cristina Kirchner en su visita reciente a China de “desojizar la relación” es loable, e incluso necesario, los avances han sido escasos.