Comercio exterior desinflado

Caen las exportaciones y las importaciones (sin energía)

30 de abril, 2013

Comercio exterior desinflado

(Columna de Gabriel Molteni y Gonzalo de León, economista jefe y analista económico,
respectivamente, de la Cámara Argentina de Comercio)

El informe Intercambio Comercial Argentino correspondiente a marzo, publicado esta semana por el Indec, mostró que en el tercer mes del año las exportaciones argentinas fueron de US$ 5.968 millones, lo que medido a precios corrientes representó un retroceso interanual de 3,7%. Por otra parte, las importaciones fueron de US$ 5.458 millones, lo que las ubicó 5% por encima del nivel de marzo de 2012.

Primer trimestre

Considerando el acumulado del primer trimestre, se observa que las ventas al exterior fueron de US$ 17.376 millones (2,5% menos que en igual período de 2012). La variación interanual estuvo explicada por un retroceso de los volúmenes vendidos de 6%, parcialmente compensada por una mejora de los precios. Las importaciones, por su parte, sumaron en el período enero–marzo US$ 16.066 millones, lo que implicó un crecimiento interanual de 4,9%, explicado por incrementos de las cantidades compradas y de los precios.

El saldo de la balanza comercial fue un superávit de US$ 1.310 millones, 47,9% menos que en 2013.

En lo que respecta a rubros de exportación, se observa que la principal suba fue para Productos primarios, que avanzaron 7,6% para totalizar ventas por US$ 4.420 millones en el primer trimestre. Las Manufacturas de Origen Industrial (MOI), por su parte, crecieron 1,8% hasta alcanzar US$ 6.353 millones y las Manufacturas de Origen Agropecuario (MOA) cayeron 6,5% y se ubicaron en US$ 5.321 millones. Por último, Combustibles y energía registró la mayor caída, con una baja de 28,4% y ventas por US$ 1.282 millones.

Distinguiendo las importaciones por rubro económico, se encuentra que la principal suba fue para Combustibles y lubricantes, con un avance de 56,6% para totalizar compras por US$ 2.090 millones en el primer trimestre. Los Bienes de consumo totalizaron US$ 1.854 millones, lo que implicó un crecimiento de 11,1%, en tanto que las compras de Piezas y accesorios de bienes de capital fueron de US$ 3.443 millones, lo que representó un alza de 4,3%. Los restantes rubros registraron bajas: Bienes intermedios cayeron 3,3% para ubicarse en US$ 4.553 millones; Bienes de capital mermó 3,6% y sumó US$ 2.757 millones; Vehículos automotores de pasajeros tuvo una baja de 3,7% y totalizó US$ 1.321 millones de dólares y la categoría Resto, que sumó US$ 48 millones, tuvo una baja de 32%.

Energía

Vale destacar que el deterioro interanual que presentó el balance energético (resultado de mayores importaciones y menores exportaciones) fue de US$ 1.260 millones y resultó superior a la baja que presentó el saldo comercial total, que fue de US$ 1.202 millones. Es decir, si el comercio de combustibles se hubiera mantenido en el mismo nivel que un año atrás el superávit comercial, no sólo no se habría reducido el 47,9% antes mencionado, sino que incluso habría aumentado 2,3%.

Socios

Al efectuar un análisis del comercio con nuestros principales socios comerciales, se observa que en el primer trimestre las ventas hacia Brasil avanzaron 20,5% para totalizar US$ 4.286 millones. El crecimiento de las ventas hacia nuestro vecino fue el resultado de mayores exportaciones de Productos primarios y MOI (alzas de 30,4 y 27,4%, respectivamente), parcialmente compensadas por menores ventas de MOA y Combustibles y energía (bajas de 2,7 y 18%, respectivamente). Las ventas hacia el NAFTA, en tanto, subieron 12,1%, en tanto que cayeron las exportaciones hacia la Unión Europea y China (27,1 y 43,1%, respectivamente).

En lo que respecta a las importaciones, se encuentra que las compras con origen brasileño fueron de US$ 4.086 millones, lo que implicó una baja de 3,2%. Todas las categorías registraron mermas, con excepción de Bienes de Consumo, que creció 15,9%. Por otra parte, las compras desde el NAFTA cayeron 5%, en tanto que las importaciones desde la Unión Europea avanzaron 3,1% y las originadas en China crecieron 17,8%.

En definitiva, el primer trimestre muestra que el comercio exterior no ha recuperado el ritmo de expansión característico del período 2003–2011 –en el que las exportaciones crecieron a una tasa promedio anual de 14% y las importaciones a una tasa media de 26%–. En el primer trimestre de 2013 las ventas al exterior se redujeron y las importaciones subieron motivadas por mayores compras de combustibles (si se omitiera ese efecto, se observaría que una muy ligera caída en las compras al exterior). Los próximos meses, en los que tendrá lugar la venta de la mayor parte de la cosecha y se registrarán las temperaturas más bajas –que presionan sobre el balance energético– serán decisivos para tener un panorama más acabado del comercio exterior de este año.