Cambia el mundo…

1 de marzo, 2013

Cambia el mundo...

A la hora de trazar proyecciones para las exportaciones argentinas, se suele poner el foco en Brasil (hacia donde va el 20% de nuestras ventas) o en otros de los grandes clientes del país. Pero detrás de las grandes cifras agregadas hay otras, menos noticiosas, que también influyen, y lo seguirán haciendo, en nuestro comercio exterior. Con economías centrales estancadas y las emergentes en ascenso, los destinos emergentes (los tradicionales pero también los exóticos) van ganando peso dentro de las exportaciones argentinas.

Entre los diez mayores clientes de la Argentina, cinco son economías emergentes (Brasil, China, Chile, Venezuela y Colombia) y las restantes, desarrolladas (EE.UU., España, Países Bajos, Canadá, Alemania). El primer grupo explica el 38% del total exportado y el segundo, el 16%. Comparando las cifras con las de 2002, se nota que el share de los cinco países centrales del top-10 bajó del 25% de entonces al 16%. Se destaca la caída de EE.UU. (en ese tiempo era el destino de 11% de las exportaciones argentinas y en 2012, del 5%); la de España pasó de 5% a 3% y las de los Países Bajos, de 4% a 3%. Italia abandonó su lugar en el top-10 y entró Canadá, destino de 3% de nuestros envíos.

Entre 2002 y 2012, con la región del mundo con la cual menos crecieron las exportaciones fue Europa. No debe extrañar que, en 2012, la Argentina le vendió más a China, Japón, Corea, la India y los países de la Asean que a toda la Unión Europea. La tendencia es clara: Europa y Estados Unidos pierden relevancia como mercados de exportación. En cambio, ganan participación mercados emergentes que, como Brasil o China, son conocidos para la Argentina y otros que (todavía) no tanto.

Los exóticos

Hurgando un poco más profundo en los números del comercio exterior aparecen varios mercados exóticos hacia los que las exportaciones argentinas han tenido fabulosos desempeños en los últimos años, aunque individualmente aún no muevan el amperímetro. En Africa hay varios casos que merecen destacarse. Por ejemplo, Benin: las exportaciones pasaron de US$ 2.050 en 2010 a US$ 13.996 en 2012 (con 10 millones de habitantes, no es un mercado desdeñable), marcando un alza de 682%. Otro caso es el de Kenia, que tiene más de 40 millones de habitantes: las ventas pasaron de US$ 5.912 en 2010 a… ¡US$ 113.486! en 2012 (es decir, se expandieron más de 1.000%).

Hacia Nigeria (donde la población se acerca velozmente a los 200 millones) las exportaciones pasaron de US$ 80.671 en 2010 a US$ 155.373 en 2012. Las ventas a Camerún (más de 20 millones de habitantes) pasaron de US$ 18.446 en 2010 a casi US$ 40.000. A Ghana (casi 30 millones de habitantes) las ventas crecieron 76% en 2012 y a Ruanda (con una población de más de 10 millones), crecieron 177%. En 2002, el país le exportó poco más de US$ 1.000 millones a Africa. En 2011, más de US$ 6.000 millones.

En el continente africano hay mercados que ya tienen peso propio, entre ellos, Egipto y Argelia. En 2012, el país les vendió más a esos dos países juntos que a Alemania o a España. Si a Egipto y Argelia se le suman Sudáfrica y Marruecos, la cuenta da que en 2012 se le exportó más a esos cuatro países que a EE.UU. Otro dato relevante es que el saldo comercial con Africa fue positivo para la Argentina en US$ 5.245 millones en 2012. Es decir que Africa está aportando casi el 50% del superávit comercial del país.

En Asia merecen destacarse los casos de Irak, donde las exportaciones argentinas pasaron de US$ 23.200 a US$ 108.565. A Kazajistán pasaron de US$ 10.212 en 2010 a US$ 36.168 el año pasado. En 2012, las ventas a Turkmenistán crecieron 369% y a Uzbekistán, 164%. En 2012, hubo siete países asiáticos a los cuales el país le exportó por más de US$ 1.000 millones. Por ejemplo, a Indonesia e Irán combinados se le exportó más que a España.

Hacia Europa las exportaciones cayeron más de 16% en 2012; sin embargo, las ventas a Estonia crecieron 42% y a Lituania nada menos que 120%. En Oceanía merece destacarse el caso de Nueva Zelanda: las ventas a la tranquila isla del Pacífico pasaron de US$ 49.998 en 2010 a más de US$ 120.000 en 2012.

Entre las economías relevantes de América del Sur se destaca el crecimiento de los envíos a Perú: pasaron de US$ 957.000 en 2007 a US$ 1.895 millones el año pasado. Hacia Colombia pasaron de US$ 576.000 a más de US$ 2.000 millones en ese mismo lapso. Combinados, son un mercado tan importante como el de EE.UU. paras nuestras exportaciones.

Con mercados tradicionales estancados y perdiendo peso en las ventas argentinas, y con emergentes motorizando el crecimiento global, el mapa del comercio exterior nacional cambia de manera acorde.