Balances empresarios 2012

29 de marzo, 2013

Balances empresarios 2012

Finalmente, las 79 empresas que cotizan en la Bolsa de Buenos Aires presentaron sus balances con cierre al 31 de diciembre último y, según los números conocidos, puede afirmarse que los resultados obtenidos en todo el 2012 fueron bastante mejores que los logrados en 2011. Computando el año 2012 completo, las empresas argentinas ganaron en términos nominales 26,5% más que en todo 2011. Tres de cada cuatro compañías lograron ganar dinero y el 25% de las empresas tuvo pérdidas operativas, bastante en línea con lo que vino sucediendo en las últimas temporadas. Pero además hay un dato contundente: solo una de cada tres firmas cotizantes logró una ganancia anual superior al deterioro inflacionario (lograron en 2012 una utilidad al menos 25% más alta que el resultado de 2011), lo cual indica que el 66% de las empresas argentinas tiene caída de ganancias en términos reales. Y la situación se ve todavía más preocupante si se advierte que en el cuarto trimestre del año pasado sólo una de cada cuatro empresas cotizantes logró una ganancia superior al deterioro inflacionario, lo cual significa que el 80% de las empresas cerraban el año con caída real de las utilidades.

Las 79 empresas en cuestión lograron ganar en todo el 2012 un total de 34.016 millones de pesos, por encima de los 26.986 millones obtenidos en 2011. El 28,8%% de esa utilidad fue concentrado por los bancos, el 25,7% por las compañías de petróleo y gas, el 25,1% fue para la industria y el 14,7% para las telecomunicaciones. Y en el balance general hubo cuatro sectores que concentraron los quebrantos: la electricidad, la petroquímica, las comunicaciones y la industria de la construcción. O sea, entre bancos, industria y petróleo acapararon el 80% de las ganancias. Y, puntualmente, se destaca que los bancos fueron los mayores ganadores de todo el espectro por cuarto año consecutivo.

Al tiempo que el sector eléctrico se transformó en un ancla para todo el sector empresario: acumuló una impresionante pérdida de 3.320 millones de pesos, resultado que demuestra un claro error de política económica, en este caso encabezada por el ministro de Planificación, Julio De Vido.

Teniendo en cuenta que los bancos están a la cabeza de las utilidades, debe decirse que –lejos del predicamento oficial– el grueso de las ganancias obtenidas por las compañías no tienen mucha relación con el crecimiento industrial, ni con el desarrollo, ni con el empleo, ni con la distribución del ingreso que tanto está pregonando el Gobierno desde que los Kirchner asumieron el poder en 2003.

Sobre las 79 compañías listadas, en 2010 hubo 63 con ganancia y 16 con pérdida, mientras que tanto en 2011 como en 2012 hubo 59 firmas con ganancia y 20 empresas con pérdidas. Analizando trimestre por trimestre, el mejor momento del año pasado fue, claramente, el período julio-septiembre, momento en el que las compañías ganaron 9.600 millones de pesos, mientras que en el último trimestre del año (octubre- diciembre) la rentabilidad bajó a 8.476 millones. Así y todo, en el cuarto trimestre de 2012 las empresas cotizantes ganaron 36,8% más que en octubre-diciembre de 2011.

En términos históricos debe decirse que en promedio las compañías que cotizan en la Bolsa de Buenos Aires ganaron 104 millones de pesos en el segundo trimestre de 2008, o sea antes de que se derrumbara Lehman Brothers y se gatillara la crisis financiera internacional. Después de eso, en el cuarto trimestre de 2011 las empresas ganaron en promedio 78,4 millones, en julio-setiembre del año pasado se alzaron con un récord de 121,5 millones de pesos por compañía, para luego declinar a 107,3 millones por empresa promedio en octubre diciembre último. Las 10 empresas que más dinero ganaron el año pasado fueron Tenaris, YPF, Telecom Argentina, Telecom Personal, Banco Santander Río, Banco Macro, Grupo Financiero Galicia, Banco Galicia, BBVA Banco Francés y Banco HSBC.

Este ranking es prácticamente igual al registrado en las utilidades de 2011; sólo hubo una empresa que entró –Telecom Personal– y otra que salió de esa élite –Siderar–. Dentro de este grupo se destaca, además, otro dato muy significativo: Tenaris e YPF juntas se quedaron con el 48,5% de las ganancias de todas las cotizantes, contra el 46,7% alcanzado por esa misma dupla en 2011, lo cual plantea otra duda en cuanto a la ausencia total en la distribución del ingreso tan pregonada por el kirchnerismo.

En contraposición, las 10 compañías que más dinero perdieron el año pasado fueron Edenor, Edesur, Pampa Energía, Endesa Costanera, Solvay Indupa, Edelap, Quickfood, Metrogas, Transener y Cerámica San Lorenzo. Este listado concentra, casi como un calco, a las compañías que habían salido mal paradas en el 2011. Y, como puede verse, el rojo operativo tiene que ver fundamentalmente con la electricidad, principalmente por el retraso de tarifas en ese sector, generador de un quebranto casi sin precedentes en toda esta área de negocios. A la hora de buscar las perlitas aptas para la inversión, pueden distinguirse las compañías que más mejoraron su ganancia al comparar el resultado de 2012 contra lo logrado en 2011. Allí se destacan Sociedad Comercial del Plata, Electromac, Autopista del Sol, Polledo y Transportadora Gas Norte; estas cinco empresas habían perdido plata en 2011 y lograron ganar dinero el año pasado.

Y luego aparece una decena de compañías que tuvo la mayor mejora de utilidades de todo el espectro: en este grupo figuran Hulytego, Sancor, Carboclor, Compañía de Inversiones en Energía, Grupo Concesionario del Oeste, Rombo Compañía Financiera, Carlos Casado, Mirgor, Alpargatas y Consultatio. Del otro lado de la balanza, hubo empresas que en 2011 habían logrado ganar dinero, pero que en 2012 se encontraron con resultados en rojo: Metrovías, Dycasa, Central Puerto, Agrometal y Gas Natural Fenosa (como puede verse, el líder de este grupo sufrió los interminables paros por el subterráneo de Buenos Aires. Y también con resultado desalentador, sobresalieron las diez compañías que siguieron ganando plata en 2012, pero fueron las que más achicaron su utilidad el año pasado: Pertrak, Cresud, Papel Prensa, Holcim (ex Juan Minetti), Molinos Río de la Plata, Hidroeléctrica Piedra del Aguila, Siderar, Aluar, San Miguel y Compañía Introductora de Buenos Aires.

Acostumbradas a la derrota, hubo once empresas que ya habían perdido buena plata en 2011 pero que en 2012 perdieron todavía más: Solvay Indupa, Camuzzi Gas Pampeano, Endesa Costanera, Colorín, Edenor, Metrogás, Edesur, Editorial Perfil, Edelap, Transener y Quickfood. Y, como para no perder las esperanzas, el año pasado hubo cuatro empresas que perdieron dinero, pero con rojos que fueron menores que los sufridos a lo largo del año anterior: estas firmas fueron Socotherm Americas, Petrolera del Conosur, Pampa Energía y Cerámica San Lorenzo.

Evidentemente, la realidad económica argentina sigue colocada en un eterno sube y baja: 

-El 2008 se desencadenó el peor momento de la crisis financiera internacional y allí ya se vieron claras señales de agotamiento del modelo económico argentino, haciendo verdaderos estragos en las cuentas de las compañías argentinas. 

-En 2009, con el Gobierno impulsando el consumo interno, la economía ingresó en una fase de alta inflación y reacomodamiento de valores. 

-En 2010, debido a subsidios gigantescos, el sector privado logró levantar cabeza y mostrar balances prometedores. 

-En 2011 los subsidios fueron insostenibles, y las utilidades de las compañías empezaron a “hacer agua”. 

-Y en 2012, con algunos ajustes en varios sectores de la economía, unas pocas empresas empezaron a registrar mejores números, pero todavía asoman fuertes dificultades que deben ser enfrentadas con movidas muy inteligentes de parte del Gobierno y también de los privados.

Dejá un comentario