Superávit comercial 2013

Volvería a superar los US$ 10.000 millones.

21 de enero, 2013

Superávit comercial 2013

El superávit comercial es el único pilar del modelo que se ha mantenido sólido: desde 2002, el país siempre obtuvo saldos comerciales superavitarios superiores a los US$ 10.000 millones. 2012 no fue una excepción. Días atrás, la Presidenta anunció que el saldo comercial fue superavitario en US$ 12.633 millones en 2012.

Según varias consultoras privadas, es muy probable que el saldo en 2013 vuelva a rondar esas cifras. Según el último informe de la consultora Ecolatina, las exportaciones llegarán a US$ 88.000 millones (+8% interanual) y las importaciones a US$ 76.000 millones (+11%), dejando un superávit (US$ 12.000 M) similar al del año pasado. La consultora ACM proyecta un saldo favorable de US$ 11.000 millones. El Banco Ciudad cree que, aún con un repunte de las importaciones, “el superávit comercial se mantendrá en los niveles de 2012”. Lo mismo sostiene la consultora Finsoport. El economista Nicolás Dujovne cree que las exportaciones crecerán US$ 11.500 M, lo cual permitirá aumentar las importaciones 18% y mantener el saldo en US$ 12.000 M. En el Estudio Bein esperan un saldo de US$ 12.000 M y explican que seguirá primando la lógica de definir, primero, el saldo comercial (en base al crecimiento proyectado de las exportaciones) y, en segundo lugar, cuánto se podrá importar para mantener dicho saldo.

También lo reconoció Guillermo Moreno, secretario de Comercio Interior, en declaraciones recientes: “En 2012 pusimos un objetivo de entre US$ 10.000 M y 12.000 millones de superávit y obtuvimos US$ 12.600 millones. Este año la expectativa es similar, entre US$10.000 M y 12.000 millones. El mismo superávit nos alcanza”.

Para que el saldo comercial ronde los US$ 12.000 millones en 2013, hay tres variables a mirar de cerca: la valorización de la cosecha (lo que dependerá de los precios, que han perdido algo de impulso, y de las cantidades producidas, cuyas proyecciones se han recortado levemente pero siguen en niveles altos); la marcha de las ventas industriales a Brasil, que están exhibiendo una tenue recuperación y, por último, las importaciones de energía. Según Ecolatina, un tercio del incremento importador corresponderá a mayores compras en este rubro.