“Hay que definir cómo insertarse mejor en el mundo”

Entrevista a Diego Coatz (UIA).

6 de diciembre, 2012

“Hay que definir cómo insertarse mejor en el mundo”

Diego Coatz, economista jefe de la Unión Industrial Argentina (UIA), fue uno de los expositores en la 18va. Conferencia Industrial. En diálogo con El Economista explicó la importancia del encuentro y señaló cuáles son las proyecciones para la industria argentina en 2013.

En la apertura de la Conferencia, Daniel Scioli la calificó de “histórica”. Una vez terminada, ¿qué diagnóstico se puede hacer?

Sí, que haya venido una parte importante del gabinete de Brasil encabezado por la Presidenta y con una comitiva tan importante de empresarios para hablar de integración y largo plazo en un encuentro empresarial en la Argentina demuestra el interés económico, y también político, que tiene Brasil de mantener fuerte a la región en un contexto mundial complicado. Fue muy importante. Habrá que ver qué curso de acción se abre a partir de esto.

El título del encuentro fue “Integración y desarrollo o el riesgo de la reprimarización”. ¿Si los hermanos no están unidos, nos comen los de afuera?

Es clave. El mundo nos quiere catalogar como uno de los principales productores de recursos naturales, lo que no está mal y es una gran ventaja. Pero hay que tener en cuenta el territorio, la cantidad de habitantes y el patrón de inclusión social que se quiere y, en base a ello, decidir cuál es el mejor perfil productivo. Está claro que debe haber un proceso de agregación de valor para poder incorporar a todos. En el Cono Sur, la Argentina y Brasil son los países que tienen mayores potenciales pero, a la vez, mayores riesgos porque tienen los perfiles productivos más diversos. Las exportaciones de Chile son casi 70% de cobre y en Perú, el grueso es la minería. Por eso, dados los perfiles productivos de la Argentina y Brasil, los riesgos de China y Asia y de la sobreproducción manufacturera de los países centrales es todo un tema. La idea es generar cadenas de valor en un mundo abierto. Ninguno de los países quiere cerrarse al mundo sino, dado el contexto, ver cuál es la mejor manera de insertarse.

¿Integración implica aumentar el comercio bilateral o va más allá?

Es sólo una parte. Hay que mirar tres factores. Primero, en otros bloques regionales, el comercio interregional supera muy holgadamente el 50% y sin duda hay que apuntar hacia allí. Segundo, debe buscarse un comercio equilibrado en donde los más fuertes estimulen una especialización productiva que sea beneficiosa para el conjunto. Tercero, de qué manera se negocia con las transnacionales. Hay que negociar con estas empresas para ver cómo se puede agregar más valor en la región y que el capital externo, que sigue siendo el mayoritario, tenga la mejor aplicación. Si estas negociaciones se realizaran conjuntamente entre la Argentina y Brasil, creo que daría mejores resultados.

¿Qué está pasando con las exportaciones, especialmente las industriales, a Brasil?

La fuerte desaceleración de Brasil se está revirtiendo. De todas maneras, no creo que esa reversión sea tan intensa como en 2010 cuando Brasil creció 7,5%. En algunos rubros, como el automotriz, se está observando que pasamos de exportar 12.000 o 15.000 automóviles a Brasil y hoy estamos retornando a los 30.000-32.000 por por mes. A la vez que mejorarán las exportaciones industriales, también crecerán las importaciones desde Brasil.

¿Qué desempeño tendrá la industria local en 2013?

Será un mejor año que este, aunque seguirá siendo un año heterogéneo en las trayectorias sectoriales. Los sectores más volcados a las exportaciones tendrán mayores problemas, sobre todo los que exportan a América Latina. Los costos internos están subiendo y trasladarlos es muy difícil si consideramos que el mundo, en lo referido a las manufacturas, está en deflación. La situación del mercado interno será heterogénea y dependerá de cuán expansivas sean las políticas del Gobierno. Incluso habrá diferencias al interior de cada sector. A las empresas que manejan la cadena de distribución y pueden trasladar mejor los aumentos de costos les irá mejor que a aquellas más pequeñas y que tienen presión de costos por parte de sus proveedores y no pueden trasladarlos a sus clientes. Quien tiene un producto diferenciado, controla la cadena comercial y tiene un buen manejo financiero va a sentir las mejoras de la actividad en 2013. Los que están en el medio estarán más complicados.