Sector automotor

La reacción y la espera de un 2013 sostenido.

13 de noviembre, 2012

Sector automotor

De manera inesperada, apoyada en una contundente mejora de Brasil y en un clima interno algo más vigoroso, la plaza automotriz argentina anotó alguna recuperación en octubre y algunos analistas del sector vuelven a decir que todavía hay chance de que en 2012 se logre un nuevo récord en las ventas. Tras el derrumbe de 23% anotado en septiembre, la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (ACARA) indicó que en octubre se patentaron 70.035 unidades, apenas 3,3% menos que en octubre 2011 y que gracias a esa cifra en el período enero-octubre de este año se anotaron 745.381 vehículos, apenas 1,1% menos que en los primeros diez meses de 2011.

Con este resultado, en el proyectado anual, después del récord absoluto, histórico, de 857.983 autos patentados en 2011, por ahora se imagina un numero de 848.000 para todo 2012, lo cual significaría una merma del 1,2% contra el máximo del año pasado, que se convertiría, si se concreta, en la segunda baja anual en la venta de autos de todo el kirchnerismo.

Desde el fatídico 2002, año en el que se vendieron apenas 101.100 unidades, la venta de autos creció siempre, con aumentos muchas veces cercanos al 30% anual. La única excepción fue el 2009, año posterior a la crisis financiera de Estados Unidos en el que se sufrió una caída de 15,7% en los patentamientos. Mientras tanto, la actividad de las terminales radicadas en el país también entregó en octubre datos ciertamente promisorios, absolutamente a contramano de lo que ocurrió entre mayo y septiembre de ese año.

Es que, además de las recuperación ventas del mercado interno, el motor que motivó a las terminales fue la importante reactivación de la plaza automotriz brasileña: en octubre, mientras en la Argentina se vendieron 70.000 autos, en Brasil se despacharon 341.700 unidades, casi cinco veces más, un numero que significó una mejora del 21,8% respecto de los vehículos colocados en octubre de 2011.

Fue tan potente la resurrección brasileña que la exportación de autos desde la Argentina tuvo un fuerte impulso. Según la Asociación de Fabricas de Automotores (ADEFA), luego de sufrir durante varios meses una caída exportadora del orden del 25% respecto de meses iguales de 2011, en octubre se exportaron 51.253 unidades, 20,7% más vehículos que los enviados al exterior en octubre de 2011.

Con todo, la fuerte carga negativa de los meses anteriores hace que, a pesar del muy buen octubre, lo que va del 2012 sigue dando con cifras muy negativas en el rubro exportador: en enero-octubre de este año se mandaron al exterior 329.043 unidades, 23,5% menos que en los primeros 10 meses de 2011. Además, la parte si se quiere más negativa de las ventas externas tiene que ver con la fuerte concentración por destino: Brasil se está llevando el 81,40% de los autos que se mandan al exterior, Europa se queda con apenas el 6,80%, Colombia con el 2,8%, Uruguay con el 1,6%, México, Chile y Perú con el 1,3% cada uno, y el resto del mundo con el 3,5%, lo cual nos transforma en una industria absolutamente Brasildependiente.

Tan es así que el presidente de Adefa y de Fiat Auto Argentina, Cristiano Rattazzi, remarcó que “en exportaciones, octubre fue el mejor mes de este año, y la mejora del 28,2% con relación al mes anterior, se debe particularmente a la mayor demanda de Brasil y de Colombia, país que se está convirtiendo en el tercer destino en importancia”. Con Brasil superando su propia crisis, y las exportaciones recuperadas, los motores de las fábricas argentinas parecen haberse prendido de nuevo, y eso garantiza el alivio de un freno a la suspensión de horas extras y a no tener despidos prometidos por lo menos para los próximos meses.

Un buen socio

Es más, la brisa brasileña permitió que las líneas de producción de las diez fábricas instaladas en el país (Fiat, Ford, General Motors, Honda, Iveco, Mercedes-Benz, Peugeot-Citroën, Renault, Toyota y Volkswagen) se pusieran nuevamente en marcha. En los meses anteriores se venían observando caídas en la producción de entre el 5 y el 25% respecto de iguales meses de 2011, pero en octubre último se armaron en el país (con 70% de piezas importadas) nada menos que 79.416 vehículos, una cifra que fue superior en 8,4% a octubre de 2011 y que convirtió al octubre de este año en el mejor octubre fabril de toda la historia de la industria automotriz argentina, algo que no es poco.

De todas maneras, la buena performance de octubre no logra, al menos por ahora, poner los números fabriles del año en positivo: en enero-octubre se terminaron en las fábricas locales 625.504 unidades, 10,7% menos que las elaboradas en los primeros diez meses de 2011. Ahora bien, ¿el buen número de octubre puede indicar que ya terminó la crisis?

Las fábricas locales no parecen creer eso. En octubre distribuyeron en la red de concesionarias que hay en la Argentina 67.602 vehículos, 17,9% menos que los repartidos en octubre de 2011. Así, en enero-octubre de este año se llevan repartidos 671.347 vehículos, 7,3% menos que los distribuidos en los primeros 10 meses de 2011. Debe advertirse que la caída en la distribución de unidades en la red local sufre más por la merma en el reparto de vehículos importados que por la distribución de las unidades denominadas nacionales: en octubre se repartieron 38.948 importados en la red, con una caída de 23% contra octubre de 2011, mientras que en diez meses de 2012 se llevan repartidos 390.466 importados, 14,9% menos que en el mismo periodo de 2011.

En cuanto al reparto de vehículos nacionales, octubre también tuvo caída, pero menor: se repartieron 28654 unidades, 9,6% menos que los distribuidos en octubre de 2011, y en enero-octubre, la entrega de nacionales fue de 280.881 vehículos, 5,7% más que los distribuidos en los primeros diez meses del año pasado.

Ahora el mercado ingresa a un período del año en el que todo se hace más lento: noviembre y diciembre. En este bimestre se produce estacionalmente un derrumbe de las ventas: los compradores se frenan porque si esperan un poco podrá comprar una unidad patentada en 2013, algo que tiene su importancia a la hora de la reventa del 0km que se compre. Otro factor que está generando mucho debate en las concesionarias son los fuertes movimientos que muestran las marcas en cuanto a participación vendedora. Según se ve en las cifras de ACARA, de agosto en adelante hay una mejora en la venta de las dos marcas que tradicionalmente están arriba: Volkswagen con el 19,83% de las ventas y Chevrolet con el 15,79%.

Con esos números como base de todas las operaciones, los tres modelos más producidos en el país son dos camionetas (Toyota Hilux, 75.949 en enero-octubre, y Volkswagen Amarok, 62.016 en 10 meses de este año) y un auto mediano (el Chevrolet Agile, 55.712 en enerooctubre). Sigue sin haber sorpresas en los tres modelos más vendidos. En enero-octubre el puntero fue Volkswagen Gol (57.485 patentados), seguido por el Chevrolet Classic (38.098) y el Peugeot 207 (27.350). Casi la mitad de los autos vendidos se colocan en Capital Federal y la provincia de Buenos Aires. En territorio bonaerense se patentó el 33,27% de los autos vendidos, en la Ciudad de Buenos Aries el 15,96%, en Córdoba el 9,44%, en Santa Fe el 8,27%, en Mendoza el 3,94% y en el resto del país 29%.

Inversiones y acuerdos

En realidad, con la actual situación, algunas empresas se manifiestan claramente optimistas. La estadounidense General Motors anunció que invertirá 448 millones de dólares para producir en Argentina un nuevo modelo de automóvil a partir de 2015. La inversión en el denominado “Proyecto Fénix”, que se pondrá en marcha a principios de 2013, generará exportaciones por 1.200 millones de dólares al año, según informó el Ministerio de Industria.

Al mismo tiempo, para acotar el enorme déficit comercial que se multiplica por la importación de autopartes, en diciembre se abrirá una ronda de conversaciones entre la Argentina y México, país con el que se acumuló en los últimos tiempos un fuerte déficit, que terminó suspendiendo un acuerdo comercial bilateral que estuvo funcionando durante casi tres temporadas. A tal efecto la presidenta Cristina Fernández y el mandatario electo de México, Enrique Peña Nieto, revisarán las pautas del acuerdo en la primera semana de diciembre, luego de haberse acordado entre privados la premisa de bajar el 30% el déficit en 2013, lo cual implicaría una reducción del “rojo” de 1.000 millones de dólares a menos 700 millones de dólares. Esa negociación será dura: la Argentina pretende tener el mismo tratamiento que México le da a Brasil, mediante un sistema de cupos pero el Gobierno mexicano se opone.

Las empresas argentinas buscan que se fije para el intercambio comercial un mecanismo de cupos que va de 650 millones de dólares para el primer año, a 575 millones para el segundo y 350 millones para el tramo restante, y así coincidir con la fecha de finalización del acuerdo que tienen en vigencia México y Brasil que concluye en marzo de 2015.

Recuadro: Las voces del sector

Desde ahora hasta fin de año será fundamental el ánimo social, y la seguridad económica de la población. Abel Bomrad, titular de ACARA, estimó: “terminaremos 2012 con un número
similar al del récord de 2011, con un volumen levemente inferior, pero con un mercado estabilizado dentro de los niveles máximos históricos”. Mirando hacia el futuro, Jorge Portugal, gerente de Ventas de Volkswagen, dijo: “Este año terminará con un número cercano al del año pasado y proyectamos que esa cifra se mantendrá en 2013, porque la demanda sigue siendo elevada”. Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina, afirmó: “Los mercados de la región siguen con buen ritmo de ventas y nada hace suponer que eso cambiará”.