La eurozona

El crecimiento volverá en 2014.

13 de noviembre, 2012

La eurozona

“En su reunión de hoy, el Consejo de Gobierno del BCE ha decidido que las tasa de interés aplicables a las operaciones principales de financiación, la facilidad marginal de crédito y la facilidad de depósito se mantengan sin variación en 0,75%, 1,50% y 0,00% respectivamente”, anunció, vía un comunicado, el Banco Central Europeo (BCE) el pasado jueves. No hubo sorpresas.

Como es habitual, el presidente de la entidad, Mario Draghi, brindó una conferencia de prensa posteriormente. Un buen dato, quizás el único, fue la mayor tranquilidad que se viene registrando en los mercados financieros desde comienzos de septiembre, cuando el BCE anunció el programa de compra de bonos (Outright Market Transactions, en inglés) que hasta ahora ningún país solicitó, quizás, precisamente, por el efecto positivo que ese anuncio tuvo sobre las expectativas. Se le preguntó a Draghi por las palabras del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que días atrás dijo que quería estar seguro que pedir la asistencia financiera a Bruselas reduciría fuertemente las tasas de interés que debe enfrentar su país para emitir deuda. “El BCE no puede dar ninguna seguridad ex ante”, explicó Draghi.

Si los países no piden, formalmente, asistencia financiera, el BCE no comprará deuda.

Un día antes se habían conocido las nuevas proyecciones macroeconómicas de la Comisión Europea (CE), y no fueron buenas. El PIB de la eurozona caerá 0,4% este año y se mantendrá estable en 2013 (+0,1%). En la primavera boreal, se esperaba una caída de 0,3% para este año y un repunte de 1% para 2013. Recién en 2014 la eurozona volverá a crecer (1,4% es la proyección de la CE). Este año, la caída será, nuevamente, liderada por Grecia (-6%), que será seguida por Portugal (-3%), Italia, Eslovenia y Chipre (-2,3% las tres) y España (-1,4%). Las más pujantes serán Eslovaquia (2,6%) y Estonia (2,5%). En 2013, Grecia encabezará el ranking, una vez más, con una caída de 4,2%, seguida por Chipre (-1,7%), Eslovenia (-1,6%), España (-1,4%) y Portugal (-1%). Estonia y Eslovaquia serán, nuevamente, las que más crecerán: 3,1% y 2%, respectivamente.

A las grandes economías no les irá muy bien: en 2012, Alemania crecerá 0,8% y Francia, sólo 0,2%. En 2013, 0,8% y 0,4%, respectivamente. Hace unos meses, la CE pronosticaba un crecimiento de 1,7% para Alemania en 2013. Europa, que representa alrededor de 20% del PIB global, seguirá siendo la piedra en el zapato de la economía mundial. En 2013 se espera que el PIB global crezca 3,3%. La eurozona incluso crecerá menos que sus pares desarrollados: para el año próximo, se espera una expansión de 2,2% en EE.UU. y una mucho más módica en Japón (0,8%). El mercado laboral de la eurozona seguirá sufriendo.

La tasa de desempleo de la unión monetaria pasará de 10,1% (2011) a 11,3% este año. En 2013 subirá a 11,8% y recién bajará, muy levemente, en 2014.

El informe rescata el avance en los ajustes. Las proyecciones fiscales muestran que el déficit promedio de las cuentas públicas pasará de 3,5% en 2011, a 2,2% este año y a 1,3% en 2013. Aún así, este año habrá siete países (sobre 17) que tendrán rojos fiscales superiores a los 3 puntos del producto. La lista la encabezan Irlanda (-7,9%) y España (-6,3%).