¿Y si la inflación comienza a subir?

La opinión de Martin Feldstein.

4 de septiembre, 2012

¿Y si la inflación comienza a subir?

El economista Martin Feldstein, de la Universidad de Harvard, se pregunta en un reciente artículo si los países centrales deben preocuparse por la inflación. La advertencia parece inoportuna puesto que, como reconoce, “actualmente, la inflación es baja en todos los países industriales y hay alto desempleo y bajo crecimiento, los dos factores que usualmente presionan hacia arriba los precios”.

Entonces, ¿por qué preocuparse? La expansión de las reservas de los bancos comerciales producto de las políticas de la Fed y del Banco Central Europeo, dice. “Algunos inversores recuerdan que, luego de períodos de expansión monetaria, la inflación típicamente sube”. Según Feldstein, la preocupación de los inversores ante la inflación se puede notar en su avidez por comprar activos como el oro, las tierras y otros refugios típicos.

La gran pregunta es qué pasará una vez que los bancos comerciales quieran empezar a prestar las reservas que, por ahora, tienen depositadas tanto en la Fed y el BCE. Según Feldstein, éstos subirían las tasas que pagan para que los bancos dejen allí sus depósitos. Ese escenario se daría una vez que la recuperación económica gane velocidad.

Sin embargo, y aquí comienzan los riesgos, la presión política y el alto desempleo podría llevar a que las autoridades monetarias dilaten más de lo debido el endurecimiento y, por ende, pongan en riesgo la estabilidad de precios. Si los bancos comienzan a prestar, y la Fed decide subir las tasas aún con alto desempleo, podría enfrentar problemas con la Casa Blanca y el Congreso (en Europa es otro cantar, pues el BCE tiene menos presión) y los legisladores podrían quitarle aún más facultades, lo que dificultaría su lucha contra la inflación. Otra opción es que, para evitar eso, decida no hacer nada.

“En cualquiera de los dos casos, la inflación futura sería más alta”, dice. “Una inflación creciente no es algo inevitable”, concluye Feldstein, “pero tanto en EE.UU. como en Europa se ha convertido en un riesgo a tener en cuenta”.