Una nueva dinámica para las exportaciones

¿Adiós al crecimiento a tasas altas?

1 de agosto, 2012

Una nueva dinámica para las exportaciones

Las exportaciones se desplomaron. No porque su valor a fin de año sea menor al de 2011. Pero sí porque atrás quedó una era de crecimiento de las exportaciones a tasas de dos dígitos. La Argentina vio en los últimos años cómo las ventas de productos al exterior crecieron a una tasa promedio superior al 15%. En 2008, 25%; en 2010, 22% y en 2011, 24% (en 2009, cuando la economía mundial entró en recesión y el comercio global cayó 15%, las exportaciones argentinas se contrajeron 20%). Para este año los pronósticos están divididos aunque la mayoría descarta que se vuelvan a las tasas de los años anteriores. En lo que va del semestre el monto es 1% menor al del año pasado (US$ 39.647 millones).

El Estudio Bein proyecta que la tendencia se mantendrá en los próximos meses. Estima que las exportaciones crecerán 1,2%. Para Econométrica el número será 3%. Cualquiera sea el caso, la realidad indica que atrás quedó una era de crecimiento de las exportaciones a dos dígitos.

En junio

En este mes el superávit de comercio fue US$1.024 millones, 1% por debajo del registrado en igual mes de 2011. Las exportaciones fueron US$ 7.121 millones, 10% menor a los registros de 2011 para igual mes. Un informe de la consultora abeceb. com explica las causas. “La caída se relaciona con diversos factores, entre los cuales se encuentran el efecto de la sequía sobre las ventas del complejo oleaginoso, la contracción en la demanda brasileña de automóviles y el impacto negativo que tuvieron sobre las ventas mineras del mes, las modificaciones sobre los plazos de liquidación de divisas del sector exportador”.

Las importaciones

Por su parte, las compras externas se contrajeron 12% y llegaron a US$ 6.097 millones. Al igual que los meses anteriores, las importaciones continúan cayendo. Durante el primer trimestre el comportamiento estuvo directamente ligado a los mayores controles sobre el flujo importador que impuso la autoridad local. “No obstante, actualmente en la disminución de las compras pesaría cada vez más la desaceleración del nivel de actividad local que disminuye la demanda de importados”. Con relación al comercio de combustibles y energía el saldo del sector resulta en un déficit acumulado en el primer semestre de US$ 1.578 millones, 29% por encima del registrado en los primeros seis meses de 2011. De esta manera, en el primer semestre del año el resultado del intercambio con el sector externo arroja un superávit de US$ 7.336, 26% por encima de los registros del pasado año. Las exportaciones caen 1% y las importaciones llegaron a US$ 32.311 millones, un 6% por debajo de las correspondientes al primer semestre de 2011.

Las razones

En junio las ventas de todos los rubros de exportación mostraron caídas. Sobresale la contracción en los envíos de productos primarios (15%) seguida por la de las ventas de productos industriales (12%) y en menor medida de manufacturas de origen agropecuario (7%). En los dos últimos casos la caída se explica por menores cantidades exportadas mientras que para los productos primarios el motivo de la caída se explica también por los menores precios. Las menores ventas de PP se explican por la caída en las exportaciones de porotos de soja y concentrado de cobre. Por su parte, las ventas de MOI cayeron a la par de los envíos de vehículos para transporte de persona y mercancías, oro para uso no monetario y manufacturas de metal. Finalmente, las exportaciones de MOA disminuyeron empujadas por el menor dinamismo en los envíos aceite de soja y girasol, lácteos y carne.

(De la edición impresa)