Sector externo

Las exportaciones y el desafío de volver a crecer

17 de agosto, 2012

Sector externo

Las exportaciones argentinas arrancaron el año con fuerza y fueron perdiendo impulso. En enero, crecieron 12%; en febrero, 11% y en marzo, 2%. A partir de abril, comenzaron a caer: 6% ese mes, 7% en mayo y 10% en junio. En el acumulado anual, las ventas externas terminaron el primer semestre en terreno negativo: -1%. “La disminución en el valor de las exportaciones (-1%) se explicó por una baja exclusiva de las cantidades (-1%) dado que los precios no presentaron variación”, sostiene el informe Intercambio Comercial Argentino (ICA) que publica el Indec.

Las consultoras tienen opiniones divididas sobre cuál será el balance anual: algunos proyectan una leve suba en el valor exportado y otras, una caída pequeña. Lo que está claro es que no habrá caídas de dos dígitos, como en 2009 ni subas de dos dígitos, como en 2010 o 2011.

Por capítulos, la historia es la siguiente: en el primer semestre, las exportaciones de Productos Primarios (PP) cayeron 1% producto de una caída de 7% en los precios y una suba de 7% en las cantidades; las Manufacturas de Origen Agropecuario (MOA) cayeron 3% producto de una caída de 3% en las cantidades (los precios no variaron); las Manufacturas de Origen Industrial (MOI) bajaron 2% debido a que las cantidades cayeron 4%, lo que no permitió aprovechar la suba de 3% en los precios y las exportaciones de Combustibles y energía subieron 11%, producto de alzas de 7% en las cantidades y 4% en los precios. En el primer semestre, las MOA representaron el 34% del total exportado; las MOI, 33%; los PP, 25% y Combustibles y energía, 8%.

La semana pasada, la Cámara de Exportadores Argentinos (CERA) celebró el Día de la Exportación. Fuentes de la entidad le dijeron a El Economista que las exportaciones estarán en niveles similares, o levemente por debajo, de los US$ 83.950 millones de 2011. El titular de CERA, Enrique Mantilla, describió casino esa performance como una “meseta ondulante”. Los motivos del estancamiento, dijeron las fuentes, son varias: un menor saldo exportable del agro, la menor tracción de Brasil y la suba de costos en dólares, que afectaron (y aún lo hacen) a las economías regionales.

En 2013, con la ayuda del agro, un mayor empuje de Brasil y una flexibilización de los controles a las importaciones (que terminan afectan la oferta exportable), las ventas externas podrían llegar a US$ 90.000 millones, añadieron.

Según Marcelo Elizondo, director de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), en la performance de las ventas también debe computarse el hecho de que en el primer semestre de 2011 fue récord en materia exportadora.

Oferta

Para Elizondo, el crecimiento de las exportaciones a tasas de dos dígitos será difícil de ver en el futuro. “El primer motivo es que las tasas de crecimiento a dos dígitos, como las que tuvimos en 2011 cuando las exportaciones crecieron 24%, no mostraron que el alza de los volúmenes físicos despachados fue de sólo 5% el año pasado. Es decir, 19 de los 24 puntos fueron explicados por los precios. Eso es difícil de repetir porque los precios no pueden subir indefinidamente. En 2009 y 2010 los resultados fueron peores que en 2008, que fue el último año de crecimiento generoso. En 2009 se desató la crisis y en 2010 hubo un rebote, pero no se llegó a los niveles de 2008. O sea que estamos exportando, en volúmenes, sólo un poco más que en 2008. En segundo lugar, el país tiene una capacidad ociosa muy escasa en el sector transable. Con una tasa de inversión baja, es difícil que la oferta exportable crezca mucho”, sostiene Elizondo.

Brasil

En el corto plazo, la reactivación de las ventas a Brasil es la principal esperanza para el sector externo. Las ventas a Brasil cayeron 8% en el primer semestre, muy por encima del promedio total de 1%. Según Elizondo, esta performance no se explica sólo por la desaceleración del país vecino. También operaron los roces comerciales y las medidas proteccionistas a ambos lados de la frontera. Considerando la relevancia de ese mercado para las exportaciones argentinas (especialmente las industriales), es necesario que se solucionen las diferencias, y que su economía vuelva a expandirse, para que suban las ventas.  La semana que viene el Indec difundirá el informe sobre el sector externo del mes de julio.

(De la edición impresa)