YPF tiene equipo y plan

"Es un plan agresivo, pero realista", dijo Galuccio.

8 de junio, 2012

YPF tiene equipo y plan

La nueva YPF tomó forma esta semana. El lunes, se conocieron los nuevos integrantes del directorio: serán 17. Se confirmó, como se esperaba, a Miguel Galuccio como presidente. En representación del Estado Nacional también asumieron Axel Kiciloff, Carlos Alfonsi, Rodrigo Cuesta, Fernando Giliberti, Rodrigo Dasso y Guillermo Pereyra. Por las provincias, en tanto, asumieron Gustavo Nagel (Neuquén), Rodrigo Ivovich (Santa Cruz), Oscar Cretini (Chubut), Walter Vázquez (Mendoza) y Oscar Lamboglia (Río Negro). Además, fueron designados cuatro directores independientes propuestos por el Estado: Eduardo Basualdo, Héctor Valle, José Iván Brizuela y Sebastián Uchitel, en tanto que en nombre de Repsol asumió Luis García del Río.

Comenzando por el propio Galuccio, el management es más profesional de lo que suponían algunos dirigentes opositores que veían que la principal empresa del país desembocaría en “el nuevo chiche de La Cámpora”. El directorio tendrá 11 suplentes. “Está de acorde con lo planteado por la Presidenta. Hay ingenieros en petróleo, un ingeniero en software, dos economistas y están representadas las provincias. Además del director, que es especialista en exploración, que es precisamente lo que necesita YPF: hay que levantar la producción y para ello es necesario ampliar el horizonte de reservas”, sostiene Federico Bernal, ingeniero y especilista en petróleo.

Hay plan

El plan quinquenal de negocios, según Galuccio, es “agresivo, pero realista”. Con eso se espera llegar, en 2017, a una producción de 216 millones de barriles de petróleo equivalentes, es decir, 36% más que la producción estimada para este año o, como dijo Galuccio, agregar la producción de una provincia como Santa Cruz a la oferta nacional de YPF. El plan se centrará en dos pilares: el rejuvenecimiento de yacimientos maduros y el desarrollo intensivo de recursos no convencionales. Sin embargo, en el corto plazo hay una agenda de “alto impacto”: revertir la caída de la producción. “Si no lo hacemos, el año que viene va a ser peor que el actual desde el punto de vista del balance energético”, dijo Galuccio.

A partir de 2013, YPF exploraría más de 1.000 pozos. “Es un número fantástico si uno analiza los pozos explorados por Repsol en los últimos 10 o 12 años”, señaló Bernal y agregó que “es correcto que el plan se centre en los pozos marginales porque cerca del 85% de los yacimientos que tiene YPF de esa categoría estaban abandonados o mal explotados”. Esto va a permitir aumentar la producción en el corto plazo, dijo el especialista, y dijo que sería importante tener una nueva refinería. El mensaje de Galuccio fue crítico del accionar de Repsol, tuvo guiños para con la Casa Rosada, estuvo alineados con “el relato” y, también, un flirteo con los inversores: “Vamos a cuidar el valor de los accionistas que inviertan en la empresa”. La empresa seguirá cotizando en Buenos Aires y Nueva York.

La inversión pasará de los US$ 3.500 actuales a US$ 7.000 M, el doble de la inversión actual. “Esta inversión, en su gran parte, estará mayoritariamente financiada por nuestro flujo operativo propio, proveniente del incremento de producción paulatina y del incremento de las ventas. Pero, a su vez, vamos a requerir a salir a buscas socios”, dijo Galuccio. No sólo empresas que aportan capital, tencología o know-how, sino también “socios financieros”. Como ejemplo, Galuccio se refirió a los fondos de pensión que invierten en el sector. YPF, que aún no tiene un CFO (Chief Financial Officer) podría, por ejemplo, lanzar un bono en pesos o, incluso, en dólares.

Rumores

Un especialista del sector le dijo a El Economista que un acuerdo con la gigante Exxon estaría cerca de cerrarse para comenzar a explorar en busca de recursos no convencionales. Un empresario de la industria, presente en el acto, agregó que Galuccio podría levantar su perfil y buscar tener diálogo y contacto con los principales empresarios del país, en un contexto en el que la relación entre éstos y la Casa Rosada no es tan buena. Por último, un especialista del mercado petrolero destacó el carácter “técnico y profesional” de la presentación, pero resaltó que no hubo menciones a la política energética global ni a un tema clave como los precios y tampoco hubo una recepción muy entusiasta de los mercados, tres cuestiones que lo llevan a tener una proyección más pesimista. Para el optimismo ya está Galuccio, que concluyó diciendo que “la Argentina se puede convertir en un país líder en el desarrollo energético mundial”.

(De la edición impresa)