Los desafíos energéticos del país

¿La nueva YPF puede con todo?

15 de junio, 2012

Los desafíos energéticos del país

“¿Puede una YPF nacionalizada por sí sola revertir la crisis energética?”, se pregunta un informe de la consultora Federico Muñoz & Asociados. “Miguel Galuccio, el competente CEO designado por el Gobierno, aspira a incrementar la producción de YPF a una tasa de 6% anual en el próximo quinquenio. Con la actual participación de mercado de la compañía, este incremento apenas bastaría para estabilizar la producción hidrocarburífera nacional, y no para recuperar el autoabastecimiento. Sin una mejora de las condiciones de negocio para los restantes productores locales, seguiremos siendo fuertes importadores netos de combustibles”, advierte la consultora.

Más cambios

Además, la consultora cree que el financiamiento del plan de inversiones de YPF presenta varios interrogantes. Según Galuccio, las inversiones deberían ser de US$ 7.000 millones anuales y serán financiadas, mayoritariamente, con el flujo propio. “Para cualquier parámetro de comparación, este esfuerzo inversor es sideral. Las ganancias anuales de la empresa no llegan a los US$ 1.500 millones. Y el acceso de YPF al mercado de capitales está hoy vedado por el fuerte encarecimiento del crédito que enfrenta tras la expropiación”, dice la consultora dirigida por Federico Muñoz. Para dar una idea, la Inversión Extranjera Directa (IED) total que ingresó a la Argentina en 2010 y 2011 supera levemente los US$ 7.000 M, “lo que necesitaría YPF por sí sola para cumplir sus planes de desarrollo”.

Otra duda surge de la política de precios, un tema al cual mucho se refirió el viceministro de Economía, Axel Kicillof, pero no Galuccio. “Aún una YPF manejada profesionalmente y sin los vicios de antaño poco podrá hacer para incrementar sensiblemente la producción si no se ajusta de manera dramática el cuadro de precios relativos del sector. Desde el Gobierno aluden a Petrobras como modelo de gestión estatal a seguir. Pero parecen ignorar que buena parte del notable crecimiento de la compañía brasileña es atribuible a la política de precios pautada por las autoridades energéticas. Petrobras cobra por el gas que extrae del subsuelo brasileño tanto o más que el precio que Brasil paga por el gas boliviano”, dice el trabajo y agrega: “Mal que le pese a la Presidenta, recuperar el autoabastecimiento energético demandará medidas bastante más impopulares que anunciar en la Casa Rosada la recuperación de YPF”.

(De la edición impresa)

Actualización:

El empresario mexicano Carlos Slim adquirió el 8,37% de las acciones de YPF, según la prensa. Así, el hombre más rico del mundo (según Forbes tiene una fortuna de US$ 69.000 M) tendrá el control de 32.908.506 de acciones Clase “D” de la petrolera expropiada por el Estado Nacional. Dichas acciones adquiridas equivalen a US$ 343,9 millones. Tales acciones estaban en poder de un grupo de entidades financieras, lideradas por el Credit Suisse que pasó a tener el 19,5% de la empresa después que se hiciera cargo de las acciones que la familia Eskenazi había comprado con créditos que le habían concedido esas mismas financieras. La familia Eskenazi había entrado en default tras incumplir un pago de esos créditos otorgados, después de la expropiación del Estado. Hubo una recepción muy entusiasta de los mercados.