El petróleo cayó 30% desde su pico

Persisten los factores bajistas.

28 de junio, 2012

El petróleo cayó 30% desde su pico

Ante un contexto económico global delicado, los precios del crudo volvieron a experimentar una tendencia negativa en las últimas semanas. Según la consultora Research for Traders, “el petróleo ya acumula una baja cercana al 30% desde los máximos del 2012, que se ubicaron por encima de US$ 110 (actualmente cotiza cerca de los US$ 80 por barril de WTI). Creemos que la volatilidad del mercado de crudo, dada la incertidumbre sobre la evolución de la economía global, afectará las cotizaciones del commodity en los siguientes meses”.

De hecho, el oro negro podría seguir bajando: “En definitiva, parece ser que la peligrosa zona de los US$ 100 ya ha quedado atrás y la tendencia bajista del crudo está instalada tanto para el corto como para el mediano plazo. Los problemas de desaceleración a nivel global aumentan los temores a una caída de la demanda de los principales países consumidores, y la cotización del petróleo podría buscar los próximos soportes bajistas de US$ 75,10 (corto plazo) y US$ 64,85 (largo plazo)”.

Además de la alicaída demanda agregada mundial, hay dos factores bajistas sobre el crudo.  El primero, las tensiones geopolíticas. “Los precios del crudo han tenido un comportamiento alcista al finalizar 2011 y en el inicio de este año, principalmente debido a los problemas geopolíticos que había por ese entonces, sobre todo asociados con el programa nuclear de Irán. Pero en la medida en que se han ido distendiendo dichos conflicto (no se han resuelto del todo, pero sí hay avances positivos), la tendencia al alza de los precios se ha detenido e incluso revertido”, dice la consultora.  En segundo lugar, los inventarios son altos: “Por otro lado, el tema de los inventarios de crudo (publicados por EE.UU. semana a semana) repercute directamente en los precios del commodity. Elevados niveles de inventarios podría denotar acumulación de stocks por falta de demanda. Esto es lo que se ha dado en las últimas semanas, presionando los precios del crudo hacia abajo”.