¿Qué pasa con la economía brasileña?

¿Cómo impactará en la Argentina?

8 de junio, 2012

¿Qué pasa con la economía brasileña?

Lo que pasa en Brasil no es neutral, en términos económicos, en la Argentina. La Historia reciente así lo demuestra. ¿Y qué está pasando ahora en Brasil? “Desde el año pasado, pero con más intensidad en los últimos meses, Brasil está realizando un viraje en su política económica tendente a desalentar el ingreso de capitales y, por lo tanto, permitir cierta devaluación del real. Asimismo, se están poniendo en práctica medidas de estímulo a la demanda”, dice un trabajo de Finsoport. La consultora proyecta un crecimiento de entre 2 y 3% para el PIB brasileño, “lo que podría ponerle un piso a la caída de la demanda de productos argentinos”.

El real se vende a más de dólares hoy en día: los días del superreal son cosa del pasado.

El Estudio Bein cree que el crecimiento estará más cerca de 2% que de 3% este año, y a mediano plano tiene sus dudas sobre el modelo brasileño: “¿Saltará finalmente la vulnerabilidad externa intrínseca de una economía que financió la expansión mayoritariamente con ahorro externo?”. Hacia Brasil va el 20% de las exportaciones argentinas y más del 40% de las Manufacturas de Origen Industrial (MOI), en las cuales el sector automotor tiene un rol estelar.

Sobre el impacto en la Argentina de la dinámica brasileña, Finsoport dice que éste no será homogéneo. La industria de Brasil crecerá a tasas bajas y eso “no beneficiará a aquellas actividades argentinas que se vinculan como proveedores de la rama manufacturera brasileña”. En cambio, “dado que el consumo privado continuaría sólido, la coyuntura brasileña favorecerá a aquellas actividades locales que abastecen al mercado interno”.

Asimismo, “también podrán aprovechar la dinámica de Brasil las actividades argentinas ligadas a la construcción, sector que continuaría expandiéndose a tasas elevadas, en línea con la realización de los próximos Juegos Olímpicos y el campeonato Mundial de Fútbol en ese país y con el lanzamiento de la segunda etapa del Programa ‘Minha casa minha vida’ de construcción de viviendas”, dice Finsoport.

(De la edición impresa)