Pronósticos ajustados

22 de mayo, 2012

Pronósticos ajustados

El Estudio Bein publicó en la semana la nueva pauta de crecimiento del producto: 3%. A principios de año calculaba 3,8% para 2012. Pero el desempeño de la industria en los últimos meses, la cosecha menor a la esperada, el amesetamiento de la inversión, las trabas a la importación y la incertidumbre sobre el salario real, terminaron por reconfigurar los pronósticos macroeconómicos. Para Miguel Bein y Marina Dal Poggetto la economía crecerá por debajo de lo que calculaban unos meses atrás.

Pero también muchos creen que la economía podría crecer menos de 2%. Si se tiene en cuenta que el arrastre estadístico de 2011 significó un punto porcentual, quiere decir que la economía prácticamente no crecerá durante este año. El ex secretario de Finanzas, Miguel Kiguel, cree que la economía crecerá 1%. Para Martín Lousteau, ex ministro de economía, el crecimiento real del producto este año andará cerca del 1%.

Por supuesto que no todos los analistas coinciden en ese pronóstico. Por ejemplo la consultora Analytica cree que la economía crecerá más cerca del 4% que del 2%. Por el momento la estimación más alta sigue siendo la del Gobierno: 5%.

Los especialistas creen que la economía crecerá menos de lo esperado y sostienen que el consumo es prácticamente la única variable que se moverá en lo que resta del año. Con la inversión creciendo a tasas leves, la principal vía para que la actividad económica mantenga dinamismo será el gasto de los sectores públicos y privados. Sobre la primera dimensión surgen algunas dudas. Y es que el Estado cuenta con ciertas restricciones presupuestarias. Un informe de la consultora Economía & Regiones muestra que la evolución del gasto público en los últimos meses permite proyectar que su tasa de crecimiento, lejos de retroceder, se acelera y sumado a ello se encuentra la reciente reforma de la Carta Orgánica del BCRA.

En marzo se observó una aceleración del gasto que alcanzó un incremento del 39% interanual. Por el lado de los ingresos, se exhibe un aumento del 35% interanual, que descendería al 32% si se excluyen los ingresos heterogéneos provenientes de la Anses y el BCRA. “Así, el resultado fiscal después del pago de intereses de la deuda fue deficitario en $2.390 millones, cifra que se hubiera estirado a $5.650 millones de no ser por los recursos extraordinarios”, dice E&R. “

Otro dato preocupante es que la tasa de crecimiento del gasto se da en un contexto en el cual cae bruscamente la tasa de crecimiento de los subsidios. En los primeros tres meses de 2012 fue 24 puntos porcentuales más bajo que en el mismo período del año pasado pero se aceleró nuevamente la tasa de crecimiento del gasto que había caído luego de las elecciones”.

(De la edición impresa)

Dejá un comentario