Moreno en San Pablo

Los dólares comerciales, la clave.

11 de mayo, 2012

Moreno en San Pablo

En simultáneo con su creciente influencia, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, ha comenzado a aumentar su exposición pública en el último tiempo. Sus dos viajes al exterior (Angola, en los primeros días de marzo y a Brasil, esta semana) han servido como una vidriera. Algunos ven un embrionario lanzamiento a la arena electoral. El tiempo dirá.

Por ahora, Moreno tiene otras batallas. Una de ellas: cuidar los dólares comerciales. “Los dólares dan soberanía”, dijo y, como han comenzado a escasear –como tantas veces pasó en la Historia Argentina– y la decisión del Gobierno, entre todas las posibles, ha sido pisar las importaciones. El objetivo inconfesado es que el superávit comercial se mantenga o supere el de 2011, que fue de U$S 10.347 millones. Las estimaciones entre los economistas varían, pero la sensación es que Moreno logrará su cometido. A qué costo, es otra discusión.

En el primer trimestre, el ahorro llegó a U$S 2.696 millones, marcando un crecimiento de 108% interanual. Las importaciones crecieron 10% en enero, pero cayeron 1 y 8% en febrero y marzo, respectivamente. El superávit de abril, según estimaciones, podría ser levemente superior a los U$S 2.000 M. De esta manera, se superarían los U$S 5.000 M de ahorro comercial, la mitad de lo logrado el año pasado, sólo en el primer cuatrimestre.

Exportaciones

Además de pisar las compras del exterior, la otra pata de la estrategia es estimular las ventas. Por eso, esta semana se llevó a cabo el Encuentro Empresarial Argentina- Brasil, en San Pablo. La comitiva argentina fue capitaneada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno; la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri y la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores, Cecilia Nahón. Para la comitiva, la “inédita misión comercial multisectorial fue exitosa”.

Según fuentes oficiales, se cerraron varios negocios. Habrá que ver en los próximos meses si se traduce en mayores volúmenes y mayor diversidad de productos exportados. El encuentro, organizado en la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (FIESP), tuvo la participación de poco más de 600 hombres de negocios argentinos. “Esta misión constituye la mayor comitiva empresaria recibida por autoridades del Brasil, y se trata, al mismo tiempo, de una de las misiones comerciales de mayor magnitud que haya impulsado la Argentina”, dijeron fuentes oficiales.

El objetivo, entre otros, es aumentar las exportaciones a Brasil: en 2011 el país le vendió por U$S 16.906 M. Al comenzar a desmenuzar los números del sector externo del 2011, el Gobierno detectó varias cosas. Sin duda, la más importante fueron las crecientes importaciones de energía. Pero surgieron otras cuestiones. Entre ellas, el elevado déficit comercial con Brasil, el principal socio del país. En 2011, el rojo fue de U$S 5.804 millones, 40% más que en 2011. Por eso, uno de los objetivos del Gobierno es ir reduciéndolo.

La FIESP realizó una encuesta a 221 empresas importadoras brasileñas. Se les preguntó cuál es la viabilidad de comprar a proveedores argentinos los bienes o piezas que, actualmente, compran en otros países. Especialmente, en lo referido a 38 productos/sectores que la Argentina mencionó como prioritarios, entre los que se encuentran alimentos, bebidas, autopartes, farmacéuticos, químicos y máquinas. El estudio demostró que uno de los escollos para los importadores brasileños es el desconocimiento que hay sobre las posibilidades de entablar negocios con proveedores argentinos.

El 50% de las empresas manifestó que podría ampliar sus compras a la Argentina. “Las compras brasileñas podrían aumentar U$S 6.000 M”, dijo Paulo Skaf, el empresario que preside el FIESP y anticipó que las próximas rondas de negocios serán más sectoriales. Su expectativa es que, aumentando las compras argentinas, los productos brasileños enfrentarán menos trabas para entrar a la Argentina.

(De la edición impresa)