Inversión

16 de mayo, 2012

Inversión

La inversión es una variable clave para anticipar la tendencia de la actividad económica. Cuando cae, el crecimiento futuro también lo hace. En diálogo con El Economista, Milagros Gismondi, economista jefe de la consultora Orlando J. Ferreres & Asociados, se refirió al proceso inversor y a las complicaciones que genera el control sobre las importaciones.

¿Cómo viene, en líneas generales, el proceso inversor este año? ¿Qué cifras hay del primer trimestre?

En el transcurso del 2011 el crecimiento de la inversión fue reduciéndose paulatinamente hasta convertirse en negativo en los primeros meses de 2012. El menor nivel de inversión se explica exclusivamente por la reducción en la importación de bienes de capital, ya que los demás componentes, aunque muy moderadamente, continúan creciendo. De esta forma, las restricciones a las importaciones empiezan a evidenciar efectos negativos en la economía real que pueden condicionar el crecimiento. Según el IBIM-OJF (Índice de Inversión Bruta Interna Mensual), en términos de volumen físico, la inversión se mantuvo en línea con lo invertido en el primer trimestre de 2011. Si bien la inversión en construcción mostró un crecimiento de 2,4% anual en el trimestre, este incremento se vio neutralizado por la menor inversión en maquinaria y equipos, que cayó 2,7% anual en el trimestre. Si evaluamos el proceso inversor en millones de dólares se observa un incremento del 10% anual en el trimestre. Esto se explica principalmente por la inflación en dólares en el sector de la construcción, que evidenció una expansión del 14% anual en el trimestre.

¿Cómo está afectando el cerrojo importador al ingreso de bienes claves para la inversión, como los bienes de capital?

Los mayores controles y regulaciones a la hora de importar, sumados a la desaceleración económica, generaron una caída en la inversión en maquinaria y equipos importados de 7% anual en dólares en el primer trimestre de 2012. Dado que el 61% de la inversión en maquinaria y equipos en 2011 fue importado, la menor importación está afectando la inversión en su conjunto. Hay que destacar que, además del impacto macroeconómico de las nuevas regulaciones, estas tienen un impacto microeconómico, porque aún en producciones con bajo componente importado las mismas están afectando el proceso productivo.

¿Cómo afectará la expropiación de YPF al proceso inversor?

Es prematuro hacer un pronóstico dado lo reciente de la medida. Sin embargo, por el momento sí ha tenido efectos sobre el costo de financiamiento dada la suba del riesgo país y, sin dudas, afecta el clima de negocios. Hay que tener en cuenta, además, que el proceso inversor ya estaba mostrando señales de estancamiento. En el primer cuatrimestre del año se anunciaron fusiones y adquisiciones por un monto de tan sólo U$S 255 millones, evidenciando una fuerte caída con respecto a los anuncios en 2011. Bajo este contexto de desaceleración de la actividad económica en general y de la inversión en particular es difícil pensar en un quiebre de tendencia y una nueva recuperación de la actividad inversora. Sin embargo, las inversiones requeridas en el sector energético para solucionar los problemas de abastecimiento son elevadas, por lo que de conseguirse dicho objetivo el impacto de la inversión en el sector se sentirá en el conjunto de la economía.

Dejá un comentario