Brasil y el real

11 de mayo, 2012

Brasil y el real

Brasil está perdiendo el miedo a devaluar, decía el economista del CEDES Ramiro Albrieu en una nota reciente. Y, eso, como un reflejo pavloviano, está metiendo miedo en los empresarios argentinos, especialmente los industriales y los exportadores. El economista jefe de Econométrica, Ramiro Castiñeira, dice que “Brasil está queriendo salir del atraso cambiario”.  En su último informe, Castiñeira dice que “la tasa Selic, la tasa de interés de referencia, pasó de un máximo de 12,5% anual a mediados del 2011 a 9% en la actualidad”.  Esto mermó la entrada de capitales al mercado de renta fija (títulos públicos) y, luego, se trasladó al precio del real.  Desde mediados de 2011, el real se debilitó 25% contra el dólar estadounidense, al pasar de 1,55 reales por unidad de dólar a 1,95 actualmente. “La devaluación en términos reales supera el 20% dada la inflación menor al 5% los últimos doce meses”, agrega Castiñeira.

El súper-real ya estaba causando fuertes percances a la economía del Gigante Sudamericano: “El atraso cambiario terminó ahogando la industria brasileña, que no crece desde el 2010 y peor aún, todavía no logró superar su máximo de 2008. Los efectos del atraso cambiario tardan en advertirse ante una economía que crece impulsada por el consumo de servicios financiado con entrada de capitales, mientras la producción de transables se estanca, o se achica”, dice Castiñeira, aunque agrega que Brasil está lejos de una trampa como la convertibilidad de Argentina, como también fuera del corset que implica el euro para Grecia y España, entre otros.

El resultado sólo el tiempo lo dirá, pero las expectativas son buenas. “La baja de tasas y la devaluación permiten corregir el desequilibrio cambiario que registra la economía y, por ello, las expectativas privadas son optimistas para brasil, pese a los malos datos que registra”.

La Argentina, para otro lado

Mientras Brasil busca salir del atraso cambiario, la Argentina entra. “La inflación local y la devaluación del principal socio comercial profundizan la pérdida de competitividad este año”, dice Castiñeira.

Dejá un comentario