El FMI acepta intervenir

7 de marzo, 2012

El FMI acepta intervenir

Para los mercados emergentes el tipo de cambio es una variable importante. Pero también lo es la estabilidad macroeconómica y mantener un bajo nivel de inflación. Esta es una de las razones por las cuales varios países adoptaron esquemas de metas de inflación en los últimos años. Estas metas son útiles porque permiten anclar las expectativas a través de la política monetaria. Estas expectativas pueden haber quedado a la deriva durante períodos de inflación elevada o incluso de hiperinflación. El FMI se preguntó hace poco en su página de blogs si las metas de inflación son compatibles con la preocupación en torno al nivel del tipo de cambio.

Un estudio reciente del Fondo Monetario Internacional hecho por los economistas Jonathan Ostry, Atish Ghosh y Marcos Chamon, encuentra que los bancos centrales de los mercados emergentes tienen un segundo instrumento además de la política monetaria: pueden recurrir a la intervención cambiaria para manejar tanto la inflación como los tipos de cambio. “Probablemente sea el uso de este instrumento de política que les imprima más credibilidad a los bancos centrales, en lugar de restársela. La razón es que cuando el tipo de cambio se desvía demasiado de los fundamentos a mediano plazo, y mirado desde una perspectiva multilateral, no sirve de nada empeñarse en ignorar el problema. Es mucho mejor ajustar ambos instrumentos de política para alcanzar una meta doble”.

De todas maneras el FMI advierte: “El activismo excesivo de las políticas indudablemente tiene un precio (y esas lecciones no deben caer en saco roto), pero la crisis lleva a pensar que tampoco tiene sentido dejar abandonados instrumentos de política que podrían activarse”, dice Ostry en el blog del Fondo. Hay situaciones, sostienen los autores, que requieren que el banco central permita un ajuste transitorio del tipo de cambio y otras en las que debe ser permanente. “Dos instrumentos son mejores que uno para alcanzar dos metas de política económica”.

(De la edición impresa)

Dejá un comentario