FMI: Más riesgos y menos crecimiento

27 de enero, 2012

FMI: Más riesgos y menos crecimiento

El PIB global crecería 3,3% este año, según el FMI. La cifra es 0,7 punto menor a la que estimaba
el organismo en septiembre del año pasado. El principal motivo de la reducción fue el deterioro
de las condiciones económicas en la eurozona. En septiembre de 2011, el FMI proyectaba que la economía española crecería 1,1% en 2012. El nuevo pronóstico es una contracción de 1,7%. Similar caída tuvo Italia: de una proyección de virtual estancamiento (0,3%) a una de fuerte caída: 2,2%. Los dos motores del crecimiento europeo (Alemania y Francia) lograrían crecer 0,3 y 0,2%, respectivamente, 1 y 1,2 puntos menos de lo esperado en septiembre. El PIB de la eurozona caería 0,5% a lo largo de este año (será una “recesión suave”, según el FMI), cuando en septiembre pasado se esperaba un alza de 1,1%. En 2012, el PIB de la eurozona avanzaría 0,8%. El único país avanzado de importancia cuya proyección de crecimiento para 2012 no se deterioró es EE.UU. El FMI proyecta que su producto crecerá 1,8%, aunque bajó en 0,3 puntos porcentuales la estimación para 2013.

Emergentes

El mundo emergente, en tanto, no crecerá 6,1% como se preveía, sino 5,4%. El principal motivo, según el organismo, es el deterioro del contexto externo. Eso tendrá un impacto, finalmente, sobre la demanda agregada en las economías emergentes. La política económica en esos países debe apuntar a suavizar ese ciclo, aunque no todos cuenten con las mismas herramientas para hacerlo, dice el organismo. A nivel regional, seguirán los mismos patrones. Asia continuará siendo el continente más dinámico, gracias al empuje de China (tendría una expansión de 8,8%) y la India (7,3%). Los países en vías de desarrollo de Europa central y del Este crecerán 1,1% en promedio; los de América latina y el Caribe, 3,6%; los de Oriente Medio y el norte de Africa, 3,2% y los de Africa subsahariana 5,5%.

Para la Argentina hay datos mixtos. Por ejemplo, que Brasil crecerá 3% este año y 4% en 2013 es un buen dato, así como el hecho de que China crecerá 8,2 y 8,8%, respectivamente. Un dato negativo, en cambio, es que el precio de las commodities, excluyendo el petróleo, caería 14% en 2012.

“La actividad económica global se está desacelerando, pero no colapsando”, dice el informe del FMI difundido esta semana con las nuevas proyecciones. Lo que ocurra en Europa será central. Los economistas a cargo del informe basan sus proyecciones en que la crisis europea se contendrá. En ese escenario, el riesgo soberano de los países más complicados se estabilizaría y empezaría a caer a comienzos de 2013. El crédito y la inversión caerían, pero sólo modestamente (en gran parte por el desapalancamiento de los bancos europeos). Como resultado, habría escasos efectos negativos a nivel financiero y comercial sobre el resto del mundo. Pero la crisis europea sigue sin haberse estabilizado. Y, como reconoció la directora del organismo Christine Lagarde, existen muchos riesgos a la baja (downside risks). No puede descartarse, entonces, una profundización de la crisis.

Según el FMI, un agravamiento podría darse si se retroalimentan negativamente las presiones de los países y los bancos en Europa para financiarse. Si el desapalancamiento de los bancos es mayor (el FMI pide evitarlo con inyecciones de capital tanto privadas como públicas) y el ajuste fiscal se amplía aún más, el crédito y la producción caerán más también, y ya no sería una “recesión suave”. En ese escenario, algunos países emergentes podrían sufrir un aterrizaje más fuerte de sus niveles de actividad.

(De la edición impresa)