¿La cosecha y la sequía condicionarán a la economía en 2012?

9 de enero, 2012

¿La cosecha y la sequía condicionarán a la economía en 2012?

Un año atrás la historia era parecida. Enero de 2011 había arrancado sin lluvias y los productores pusieron el grito en el cielo. Aseguraban que la producción de granos estaba amenazada por la sequía y los fantasmas de 2009 revoloteaban por sus cabezas. Tampoco era para menos: en la campaña 2008/2009 la Argentina perdió 35,4 millones de toneladas de granos. De un plumazo, la cosecha cayó de 96,9 millones de toneladas del ciclo anterior a 61,5 millones.

Ese mismo año la economía entró en recesión (coincidió con la recesión global) y el producto cayó 3,5% (según cálculos privados). En enero de 2012 volvió a aparecer el fantasma de 2009. No por la crisis internacional (aunque nunca se sabe…). Si en los próximos días no llueve la cosecha podría sufrir pérdidas importantes. Las consecuencias podrían hacerse notar en varios frentes de la economía: las exportaciones, la recaudación, las reservas, los ingresos de las familias y las economías regionales.

Las zonas

Si bien es prematuro afirmar que la campaña actual será tan mala como la de 2009, los especialistas reconocen que la alarma se encuentra encendida. Aseguran que si no cae agua en las próximas dos semanas las principales zonas productoras podrían ver menguadas sus cosechas. “En un 75 a 80 por ciento de la zona núcleo maicera, que incluye las provincias de Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y La Pampa, los cultivos están sufriendo un grave déficit hídrico, que compromete significativamente el rendimiento de la cosecha”, señaló unos días atrás la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola.

El centrosur cordobés, el sur de Santa Fe y el norte bonaerense se encuentran entre las zonas más golpeadas. La situación es más crítica para aquellos productores que sembraron en septiembre/octubre y hoy tienen los cultivos con un máximo requerimiento de agua, de 7 a 9 milímetros por día, porque están en plena etapa de definición de su rendimiento. También el año pasado la zona de Buenos Aires más afectada había sido la del noroeste.

Hasta hace unos días

Unas semanas atrás los pronósticos coincidían que en 2012 habría más toneladas de granos y precios más bajos. La consultora LCG estima que las exportaciones del complejo sojero caerán en U$S 1.000 millones este año como consecuencia de que el precio de la soja se mantenga en torno a los U$S 430 la tonelada. Miguel Angel Broda cree que podrían a llegar a ingresar todavía menos dólares si el mundo se complica y los valores de las commodities se desploman. “Ingresarían U$S 3.500 millones menos que en 2011 por la caída de los precios”, pone en su último informe. Un estudio realizado por la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (CARTEZ), estima una apreciable baja en la rentabilidad de los productores de soja para la actual campaña.

Sin embargo hay quienes creen que esto podría no ser tan así. Primero porque si la sequía realmente se extiende entonces la producción será menor a la prevista. Segundo porque hay motivos para pensar que los precios (principalmente la soja) se mantengan o hasta suban (ver entrevista a Gustavo López).

Un informe

La Bolsa de Rosario emitió un comunicado en las últimas horas que, entre otras cosas, dice: [1]“El cultivo de maíz está en condición buena a crítica. Se encuentra en fase de floración, con muchos lotes ya en llenado, y exhibe un agravamiento en los síntomas de estrés hídrico. ¿Cuáles son? Fallas de polinización, pérdida de hojas basales, pérdidas de hojas que están a la altura de la espiga y por encima también, lotes que no han formado espiga, e, inclusive, llama la atención que lotes que iban a silaje no formaron el volumen necesario para justificar su picado. Lo sembrado más tarde tiene chance de mejorar pero son imprescindibles lluvias significativas en menos de diez días”.

[1]“Para la soja se empiezan a observar manchones en los lotes cultivados, rodeos de sequía y pérdidas de plantas. En general, está resistiendo las condiciones adversas de clima, por lo que podría calificarse a la soja en condiciones buenas a regulares. De todas maneras, ya el rinde potencial verificaría un deterioro respecto de lo previsto. Resulta muy grave la falta de posibilidad para completar las siembras de soja de segunda. En el sur de la provincia de Santa Fe y en varias zonas del norte bonaerense está faltando incluso hasta el 60 y el 70% de las siembras, a las que se suman muchas hectáreas sembradas con pronósticos de lluvias que fallaron y que no se han establecido y deberán resembrarse”.

(De la edición impresa)