Thomas Sargent y Christopher Sims

17 de octubre, 2011

Thomas Sargent y Christopher Sims

El Economista consultó las opiniones de cuatro economistas de renombre tras la premiación de Thomas Sargent y Christopher Sims, a quienes se les entregó el premio de Economía del banco de Suecia en honor a Alfred Nobel.

1. ¿Por qué y para quién es importante el premio que entrega el Banco de Suecia?

Iván Werning (Economista del MIT): Primero porque los que ganan están contentos y les
parece importante. Pero además porque nos invita, una vez al año, a discutir las ideas de grandes economistas. También nos obliga a transmitir ideas y métodos científicos de una manera más accesible al resto del público.

Guido Sandleris (Economista de la UTDT): El premio que entrega el Banco de Suecia es el
Balón de Oro de la economía. La diferencia es que premia no la performance de un economista en un año, sino alguna contribución a la ciencia económica que haya hecho en su vida. Es la más prestigiosa distinción para un economista por sus contribuciones a la ciencia.

Guillermo Calvo (Economista de la Universidad de Columbia): Para los que lo reciben y nadie más. Algunos galardonados producen efectos negativos, porque la prensa cree que un premio Nobel de economía sabe de todos los temas.

Daniel Heymann (Economista de la UBA y la UdeSA): El premio sugiere actitudes de miembros influyentes de la profesión sobre temas y contribuciones relevantes.

2. Según su opinión, ¿cuál es el mérito de los ganadores para haber obtenido el premio 2011?

I.W.: La versión corta es que en los setenta, como consecuencia del trabajo de Robert Lucas, se generó un desequilibrio entre la teoría macroeconómica y su contraparte empírica. Sargent y
Sims buscaron reestablecer aquel equilibrio. E hicieron contribuciones importantes e útiles
a la econometría para evaluar empíricamente modelos macroeconómicos.

G.S.: Sargent y Sims hicieron varias contribuciones importantes a la macroeconomía y fueron premiados por el desarrollo de metodologías empíricas aplicadas en esta rama. Sus desarrollos han permitido realizar análisis teniendo en cuenta el rol de las expectativas y las interrelaciones
que existen entre las distintas variables macroeconómicas.

G.C.: Desarrollaron técnicas muy útiles para la investigación de los economistas. Esto es especialmente válido para el caso de Sims porque él desarrolló un método llamado VAR (Variance Auto-Regression) que permite estudiar causa y efecto con un mínimo de supuestos teóricos.

D.H.: Los ganadores desarrollaron técnicas; hicieron trabajos sobre análisis de interacciones y efectos de políticas macroeconómicas.

3. ¿Qué se puede aplicar de las enseñanzas de Sargent y Sims para paliar la actual crisis económica mundial?

I.W.: Sargent y Sims trabajaron mucho en la conexión entre las políticas monetarias y fiscales.
Pero como dijo Sims, “no tenemos todas las respuestas aún”. De todos modos el premio es por sus métodos econométricos y los métodos de la macro moderna que nos ayudarán a encontrar las
respuestas.

G.S.: Sargent deja una enseñanza importante sobre inflación: la credibilidad de la política monetaria se ve afectada por la política fiscal. Esto se aplica tanto para bajar una inflación alta (la Argentina), como para generar expectativas de inflación moderadas en una recesión (EE.UU.). Las
metodologías de Sims son usadas por la mayoría de los Bancos Centrales del mundo para evaluar el impacto de sus decisiones de política monetaria.

G.C.: La investigación de ellos no da luz sobre la crisis actual, pues ha ignorado las fallas del sistema financiero que hemos visto en esta crisis. Sin embargo, sus métodos pueden aplicarse para entender el episodio reciente cuando tengamos suficientes datos.

D.H.: Se tratan de trabajos que se apartan del marco convencional de las expectativas racionales.
Exploran conductas de aprendizaje, en donde operan restricciones en la capacidad de procesar
datos.

(De la edición impresa)