Cannes: Obama y una Bic

31 de octubre, 2011

Cannes: Obama y una Bic

Los mandatarios del G-20 usarán bolígrafos Bic en la reunión de Cannes de este fin de semana . Los líderes del bloque, que representan el 95% de la economía global, se juntarán dentro de unos días para tomar nota sobre algunos de los temas que tienen en vilo al mundo: la crisis del euro, los desequilibrios globales, la volatilidad de los precios de las commodities y la estabilidad del sistema bancario europeo. La Bic es un producto francés de hace 40 años y la empresa que las fabrica informó que es uno de los patrocinantes de la reunión del G-20 en Cannes. “El Grupo Bic participa de la reunión del G-20 ofreciendo a sus participantes un objeto de culto que es 100% francés”.

Cristina en Cannes

Cristina Kirchner participará de su sexta reunión del G-20. También estuvo presente en las otras cinco. La primera fue a fines de 2008 cuando George W. Bush convocó a un encuentro de urgencia en Washington tras la caída de Lehman Brothers. Luego vinieron Londres, Pittsburgh, Torontoy Seúl. El desempeño de la Presidenta en todos estos encuentros siempre se sujetó a acompañar la decisión de la mayoría. Apoyó los paquetes de estímulo fiscal, la necesidad de que la participación de los emergentes crezca en los organismos internacionales y la lucha contra los paraísos fiscales. A Cannes llega con el aire  fresco de la victoria electoral y seguramente vuelva a criticar las políticasde ajuste que se están aplicandoen Europa. La Argentina integra el G-20 desde sus inicios. El equipo económico de Bill Clinton creó un paraguas para que las autoridades económicas de los países desarrollados y emergentes resolvieran los problemas de la economía global por entonces. En la segunda mitad de los noventa eran las economías en desarrollo quienes sufrían de las turbulencias financieras. Una década y media después la historia es diferente.

En Cannes habrá coincidencia sobre la hoja de ruta para evitar un agravamiento de la desaceleración global. Los presidentes refrendarán acciones para evitar que la recesión anunciada sobre Europa contagie al resto. “Es cierto que los gobiernos no tienen el margen de maniobra de 2008”, reconoció la directora del Fondo Monetario, Christine Lagarde, unas semanas atrás. “Pero tengo esperanza de que se recree el espíritu que ví en la cumbre del G-20 en Londres en 2008”. En los últimos meses los mercados palparon que la política mundial se paralizó. Por eso cuando los líderes europeos acordaron días atrás medidas para atender las necesidades del sistema financiero y del gobierno griego, las Bolsas delmundo reaccionaron favorablemente.

El rol global

La coordinación política debe profundizarse si en verdad se pretende disipar los temores de los mercados, coincide la mayoría de los analistas. Pero eso será difícil, porque los incentivos de los sistemas políticos en cada país son distintos. Las grandes potencias priorizan atender sus propios asuntos y eso quita posibilidades de elaborar una acción conjunta como la de Londres dos años atrás. El gobierno norteamericano, por ejemplo, defiende en el Congreso una propuesta para crear más puestos de trabajoy Bruselas enfrenta tensiones internas para resolver las distorsiones que el euro plantea a sus economías. Hay quienes dicen que el FMI, o el mismo G-20, deberían tomar la posta y ejercer el liderazgo. Para otros, en cambio, llegó el turno de los BRIC. Probablemente China cumpla un rol en la ampliación del fondo de rescate europeo aunque todavía resta un largo debate por saber cuáles serán los detalles de la participaciónde Pekín en todo este asunto. En Cannes convivirán líderes con alto grado de aprobación en sus países –como Cristina Kirchnerque acaba de resultar reelectacon el 54% de los votos–, con otros que enfrentan presiones de sus electorados –como Angela Merkel–, otros que se van –como José Luis Rodríguez Zapatero, invitado especialmente a la reunión pese a que España no integra el bloque– y finalmente aquellos que directamente no tienen que darle respuesta a sus electorados –caso Hu Jintao–.

Los sponsors del G-20

La reunión del G-20 no disipará ninguna de estas preguntas. Laa genda ya está programada y no contempla tiempo para ninguna negociación de última hora. Hay 180 minutos para hablar y se reparten entre más de 20 personas. Cada mandatario tendrá algo así como 8 minutos para decir qué es lo que piensa, la mitad del tiempo de un discurso en la Asamblea de la ONU. A los 20 mandatarios del bloque se le suman cuatro presidentes invitados y los representantes de 13 organismos internacionales (desde el FMI yel Banco Mundial, hasta el Banco Central Europeo, las NacionesUnidas, la Organización Mundial de Comercio o la Organización Internacional de Comercio). La foto de los líderes es el único resultado seguro de la reunión. Y que el número de auspiciantes del encuentro (24, entre ellos, AirFrance, Michelin, Christian Dior) será récord. Las reuniones del G-20 ya no son un evento que congrega solamente a presidentes y ministros de Economía. También hay sponsors. El próximo encuentro del G-20 será en México DF.

(De la edición impresa)