¿Desaceleración suave o brusca?

26 de octubre, 2011

¿Desaceleración suave o brusca?

En un contexto global de menor crecimiento, una de las especulaciones centrales es cuánto se desacelerará China dado que siquiera el Gigante Asiático está blindado, aunque tenga artillería para mantener firme en el nivel de actividad. Las exportaciones, especialmente a los mercados recesivos de EE.UU. y Europa, son una de sus principales fuentes de crecimiento. Asimismo, las propias autoridades han reconocido en el último tiempo que buscarán crecer a una tasa más baja que en la primera década del siglo, cuando el promedio de crecimiento anual fue de 11%, para evitar que suba la inflación, entre otras cosas.

Por ello, es esperable que China crezca menos, algo que ya está ocurriendo. Lo que no se sabe aún es si será una desaceleración suave o fuerte. Por su gravitancia en la economía global, no es una duda trivial. ¿Qué dicen los últimos datos disponibles? El PIB de China creció a una tasa interanual de 9,1% en el tercer trimestre (2,3% contra el segundo trimestre de este año), luego de haber crecido 9,7% en el primero y 9,5% en el segundo, informó en la semana en Buró Nacional de Estadísticas (BNE).

El BNE también difundió otras estadísticas sobre el desempeño de la economía china durante los primeros tres trimestres del año, con respecto a lo que ocurrió en el mismo período de 2010. La inversión en activos fijos (excluyendo a las familias rurales) creció 24,9% (16,9% en términos reales); la producción industrial creció 14,2%; las ventas minoristas 17% (11,3% en términos reales) y el ingreso disponible de la población urbana ascendió 7,8%. La conclusión del informe que incluye todos estos datos es que “la economía mantuvo un desarrollo elevado y sostenido en los primeros nueve meses del año”. Parece, por ahora, que la desaceleración es más suave que brusca.

Hay dos dudas centrales para los próximos meses: el contexto global (y su impacto en el sector exportador) y la situación financiera (específicamente de los “préstamos en la sombra”). Entre enero y septiembre, las exportaciones crecieron a una tasa de 22,7% y las importaciones, 26,7%. Empero, si se toman los datos de septiembre se ve una caída con respecto al promedio anual: en ese mes, las ventas al mundo crecieron 17,1% y las compras, 20,9%. Si la crisis se profundiza, podrían seguir cayendo tanto las exportaciones como las importaciones.

De acuerdo a un reciente informe del IERAL-Fundación Mediterránea, “un riesgo potencial para la economía china proviene del fuerte crecimiento de los ‘préstamos en la sombra’. Se trata de créditos de corto plazo que se obtienen en el mercado negro, debido a la restricción que enfrentan las pymes para obtener préstamos bancarios. El problema es que un porcentaje importante de esas operaciones habría consistido en una intermediación fondeada con créditos de los grandes bancos”. Esta preocupación está detrás de las caídas en el mercado de los principales bancos comerciales chinos.

Soja, bien

El campo argentino tiene algunos motivos para sentirse un poco más optimistas con respecto al futuro. Las recientes lluvias han permitido revertir parte del déficit hídrico de algunas zonas productoras y la soja, el principal cultivo del país, rebotó y hoy se cotiza nuevamente por encima de los U$S 450/tonelada. Otro factor positivo es que los chinos seguirán comprando. Según la publicación alemana Oil World, las importaciones de soja de China entre septiembre de 2011 y agosto 2012 serían de 58,5 millones de toneladas, frente a las 52,85 millones que compró en el ciclo 2010-2011.

“Consideramos que es probable que China necesitará elevar sus importaciones de porotos desde Argentina y Brasil a niveles sin precedentes de 10 y 22 millones de toneladas, respectivamente, en la campaña que acaba de iniciar”, dijo Oil World. Las exportaciones argentinas de soja a China fueron de 8,02 millones de toneladas en el ciclo anterior y las de Brasil, de 17,93. Además habrá una restricción por el lado de la oferta: EE.UU. producirá menos soja que la prevista, aunque continuará siendo el principal proveedor de China de este insumo.

(De la edición impresa)