“La demanda china seguirá creciendo”

9 de septiembre, 2011

El especialista en relaciones internacionales Jorge Malena, conocedor en primera persona del Gigante Asiático (autor del libro “China, la construcción de un ‘país grande’”, editado por Céfiro
en 2010), dialogó con El Economista sobre la relación entre la Argentina y China. Según Malena, la clase media china que tracciona, entre otras cosas, la demanda de proteína animal pasará de los 150 millones actuales a 550 millones alrededor del 2025.

Ante un panorama de crecimiento anémico en los países centrales, muchos especialistas locales sostienen que el crecimiento de China y su demanda de productos primarios argentinos (y su consecuente impacto positivo en sus precios) se ha convertido prácticamente en el único dato positivo de la situación económica global. ¿Es así? ¿Cuán dependientes somos de China en términos económicos?

La demanda china no tiene un límite visible, y se encuentra en aumento debido a cuestiones estructurales como el crecimiento de la población y la incorporación de sectores rurales a la población urbana. Ante ello, se produce una natural complementariedad de la economía argentina con la economía China. Como uno de los intereses nacionales de China es mantener la estabilidad interna, del cual sus pilares son brindar trabajo y alimento a su población, puede entenderse que Pekín haya definido en el año 2004 su relación con nuestro país como “estratégica”.

¿Cómo podría aprovecharse mejor la oportunidad que supone el dinamismo de la demanda en China, pensando desde los intereses de la Argentina?

La dependencia de China de la importación de insumos y materias primas es más acuciante para
ellos de lo que es para nosotros la colocación de commodities allí, debido a que China no cuenta con muchas otras fuentes de abastecimiento. Por ello, soy de la idea de que debemos capitalizar nuestro poderío agroexportador y minero, obteniendo ventajas extras de China como, por ejemplo, acceso a mayor financiamiento y a transferencias tecnológicas.

Más allá del creciente vínculo comercial, ¿cómo avanza la relación entre la Argentina y China? ¿Hay buen nivel de diálogo bilateral?

Aunque han existido algunas discrepancias en materia comercial, la vinculación bilateral es óptima. La existente relación estratégica no sólo se construye a partir de la complementariedad
económica sino también de las consultas y mutuo apoyo en cuestiones de política internacional,
intercambio educativo y cultural, y cooperación tanto científicotécnica como en materia de defensa, todo lo cual contribuye a diversificar nuestras opciones internacionales.

(De la edición impresa)

Dejá un comentario